El presidente de la Federación Internacional de Pelota Vasca (FIPV), Xabier Cazaubon, ha denunciado haber sido víctimas de amenazas «verbales y escritas» tras imponer una sanción de un año a un pelotari de la selección de Francia que mostró una ikurriña tras recibir la medalla de oro en la modalidad de trinquete durante los últimos mundiales celebrados en Barcelona. En un comunicado emitido a última hora de este miércoles, Cazaubon ha acordado levantar la suspensión de 12 meses que impuso al jugador Bixintxo Bilbao por lo que la FIVP y que consideró una vulneración «muy grave» del reglamento que impide exhibir banderas desde el podio.

En el comunicado emitido y que deja en suspenso la sanción, el presidente asegura que en estos días ha sido víctima de amenazas, y señala que «nada puede justificar recurrir a la violencia verbal, al insulto, a la descalificación y a la mentira». También denuncia que los objetivos de este tipo de amenazas han tenido «objetivos claramente políticos buscando logros alejados de los valores del deporte universal».

En su resolución no detalla las razones por las que levanta la sanción al jugador y que le hubiera impedido participar en competiciones internacionales con su selección durante todo un año. Cazaubon, que ha emitido el comunicado desde Ciudad de México, subraya que a partir de ahora quedan restablecidos «todos sus derechos» para participar en las competiciones internacionales de la FIPV.

El presidente de la FIPV, Xavier Cazaubon, denuncia amenazas «verbales y escritas» con objetivos «claramente políticos»

Los hechos se remontan a octubre del año pasado cuando el jugador se impuso en la modalidad de trinquete por parejas. En el acto de entrega de medallas, y mientras desde el podio sonaba La Marsellesa Bilbao exhibio una ikurriña en la que bajo el lema Gora Euskadi se veía el escudo de Euskadl Herria (el territorio cultural vasco que agrupa a siete territorios, Naja Navarra, Zuberoa y Lapurdi, en Francia y Vizcaya, Guipúzcoa, Alva y Navarra en España).

La sanción que tras un proceso de investigación de casi cuatro meses impuso la FIPV provocó una airada del entorno político nacionalista en el País Vasco en contra de la decisión. El Gobierno vasco remitió una carta a la Federación instándole a levantar la sanción y la eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao llevó el caso a la Comisión Europea para que se pronunciase por lo que considera que era una vulneración de la Carta Europea de los derechos humanos.