El juez de guardia de Barcelona ha rechazado inmovilizar el autobús de HazteOir contra la ley de violencia de género que la asociación había hecho circular por Barcelona este lunes. El magistrado asegura que pese a que los mensajes que muestra pueden considerarse «repugnantes», están encuadrados dentro del marco de la libertad de expresión. La Fiscalía de Barcelona ha denunciado al autobús de la campaña de HazteOír contra las leyes de igualdad de género por un presunto delito de odio y ha instado a los Mossos d’Esquadra a inmovilizar el vehículo y dejarlo en depósito judicial.

En la denuncia presentada este lunes en el juzgado de guardia de incidencias de Barcelona, recogida por Europa Press, el fiscal considera que la propaganda del autobús «ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres, creando un clima que normaliza la discriminación contra las mujeres y las insulta al vincular sus ideas con el régimen nacional socialista». El autobús, con una imagen de Adolf Hitler con la cara maquillada y el símbolo feminista en la gorra, lleva lemas como ‘Stop Feminazis’, ‘No es violencia de género, es violencia doméstica’ y ‘Las leyes de género discriminan al hombre’, y fue denunciado a la Fiscalía por el Institut Català de les Dones (ICD).

Para el fiscal del Servicio de Delitos de Odio y Discriminación, que ha abierto diligencias, el autobús está presuntamente incurriendo en un delito cometido con ocasión del ejercicio de los Derechos Fundamentales y Libertades Públicas reconocidos en la Constitución en su modalidad de lesión de la dignidad de las personas por razones de género. Según él, son acciones que «entrañan humillación o cuando menos descrédito contra el colectivo de mujeres y contra las organizaciones que defienden la igualdad entre hombres y mujeres, sin que dichos hechos estén amparados por la libertad de expresión».

‘Humillando y desacreditando’

«Los responsables de la campaña no se limitan a pedir la derogación de lo que ellos denominan leyes de género, opción legítima dentro de la Constitución, sino que lo hacen en términos ofensivos, humillando y desacreditando al colectivo de mujeres», argumenta.

Destaca que también que afecta a las organizaciones que defienden sus derechos «al establecer un claro paralelismo de las mismas con el régimen nacional socialista de la Alemania nazi, responsable del mayor crimen contra la humanidad».

El fiscal Miguel Ángel Aguilar lamenta que en la campaña usan «la figura de su máximo responsable Adolf Hitler que es claramente visible en el autobús de la organización HazteOír y al que no dudan en maquillarlo y ponerle el símbolo internacional del feminismo».