«No entre en debate conmigo», «usted no me puede interrumpir a mí pero yo a usted sí», «volver a insistir otra vez es perder el tiempo»… El presidente del tribunal que juzga a los líderes independentistas, Manuel Marchena, ha mantenido un rifirrafe dialéctico con uno de los abogados de las defensas -Jordi Pina- cuando éste ha intentado repreguntar al testigo Diego Pérez de los Cobos sobre si hubo cargas el 1-O. La insistencia se producía inmediatamente después de que el coordinador policial para el día del referéndum ilegal lo hubiera negado por segunda vez.

«Veinticinco funcionarios policiales con escudos, los cascos y las defensas reglamentarias en la mano corriendo en dirección a una serie de ciudadanos con las manos levantadas delante de un colegio electoral, ¿es una carga policial?», ha preguntado Pina, defensor de los ex consellers Jordi Turull y Josep Rull y del ex presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez. Marchena lo ha interrumpido y se ha producido el siguiente intercambio dialéctico:

Manuel Marchena.-Él se está moviendo en el plano técnico y ha dado una respuesta. Es probable que esa respuesta va a formar parte de la normalidad de este proceso. A usted no le satisfaga pero es la respuesta que ha dado en términos técnicos. La afirmación que usted hace es insistir exactamente en la negativa del testigo acerca de si hubo o no cargas. Lo dijo ayer. El tribunal luego valorará si ese concepto técnico de carga es un concepto que nosotros podemos manejar. Pero no intentemos que el testigo diga aquello que nosotros queremos que diga.

J.P.-No lo intento…
M.M.-Formule otra pregunta.

J. P.-Intento simplemente poner de manifiesto que hiciese ayer una aseveración contundente y categórica…
M.M.-…y ahora lo ha repetido.

J. P.-Yo tengo una serie de vídeos aportados a la causa…
M.M.-Escúcheme, escúcheme. Lo ha repetido de forma tan categórica como ayer. Volver otra vez a insistir es perder el tiempo, así que por favor formule otra pregunta. Sobre esto de la carga no va a insistir.

J. P.-Creo que es mi obligación y la del tribunal insistirle al testigo que puede estar cometiendo un delito de falso testimonio.
M.M.-Vamos a ver, vamos a ver…

J.P.-Perdóneme, señoría.
M.M.-No, señor Pina. Volvemos a lo de siempre.

J.P.-Yo estoy intentando auxiliar al testigo.
J.P.-No entre en debate conmigo.

Desde que arrancó el juicio el pasado 12 de febrero, el presidente del tribunal ha interrumpido en numerosas ocasiones a abogados de las defensas y de las acusaciones cuando ha considerado que las preguntas eran opinativas o que la forma de formularlas buscaba condicionar la respuesta del encausado o del testigo. Pero el rifirrafe que ha mantenido este miércoles Marchena con Pina ha sido el más elocuente hasta ahora.

El letrado de Turull, Rull y Sànchez no ha sido el único que este miércoles ha visto cómo el presidente del tribunal le interrumpía por el contenido de preguntas o por la forma de plantearlas. «Hemos de entender…», empeza a preguntar Alex Solà (abogado de Jordi Cuixart). «Formule preguntas sobre hechos», le ha corregido inmediatamente Marchena.

Tampoco ha dado pie a que contestara Pérez de los Cobos sobre el «concepto de titularidad pública de un colegio regido por una orden religiosa», como trataba de plantearle el citado abogado.