PolíticaJuicio al 'procés'

Un mosso revela que alertó a Puigdemont, Junqueras y Forn en una reunión de la violencia el 1-O

Fue en una reunión en el Palau de la Generalitat el 28 de septiembre de 2017. Los dirigentes del Govern desoyeron al Cuerpo de Mossos y decidieron seguir adelante con el referéndum ilegal.

logo
Un mosso revela que alertó a Puigdemont, Junqueras y Forn en una reunión de la violencia el 1-O
El comisario de los Mossos Manel Castellví, en el Supremo.

El comisario de los Mossos Manel Castellví, en el Supremo. EFE

Resumen:

El jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos d’Esquadra Manuel Castellví declaró este jueves en el Tribunal Supremo y desveló que participó en una reunión que tuvo lugar el 28 de septiembre 2017 en el Palau de la Generalitat junto al ex president Carles Puigdemont, el ex vicepresidente Oriol Junqueras y el ex consejero de Interior Joaquim Forn, así como el ‘major’ de los Mossos, Josep Lluís Trapero donde intentaron “disuadir” al Ejecutivo catalán para que no celebrara la consulta ilegal del 1 de Octubre.

El testigo, al que le titubeaba la voz y se le vio visiblemente nervioso y huidizo en los primeros momentos del interrogatorio, acabó confesando a preguntas del fiscal Javier Zaragoza que en aquella reunión desde el Cuerpo de Mossos d’Esquadra se transmitió a los máximos responsables del Govern que la jornada del 1-O podía acabar con una “escalada de violencia”.

El jefe de la Comisaría General de Información de los Mossos d’Esquadra Manuel Castellví declaró este jueves en el Tribunal Supremo y desveló que participó en una reunión que tuvo lugar el 28 de septiembre 2017 en el Palau de la Generalitat junto al ex president Carles Puigdemont, el ex vicepresidente Oriol Junqueras y el ex consejero de Interior Joaquim Forn, así como el ‘major’ de los Mossos Josep Lluís Trapero donde intentaron “disuadir” al Ejecutivo catalán para que no celebrara la consulta ilegal del 1 de Octubre.

El testigo, al que le titubeaba la voz y se le vio visiblemente nervioso y huidizo en los primeros momentos del interrogatorio, acabó confesando a preguntas del fiscal Javier Zaragoza que en aquella reunión desde el Cuerpo de Mossos d’Esquadra se transmitió a los máximos responsables del Govern que la jornada del 1-O podía acabar con una “escalada de violencia”.

El alto mando de la policía autonómica catalana puso de manifiesto que fueron a aquel encuentro para trasladarle a los dirigentes de la Generalitat “la grave preocupación que había en el ámbito de la seguridad ciudadana y del orden público” así como para explicarles que si bien, a priori se esperaba que en los centros de votación del 1-O hubiese concentraciones pacíficas y sin ninguna violencia, “este hecho no quita que, cuando la fuerza vaya a actuar y esa actitud pasiva de esos grupos se pueda transformar en activa”.

Cuando fue interrogado por el representante del Ministerio Público sobre cuál fue la respuesta que encontró por parte de la Generalitat, sostuvo que “entendían nuestra posición pero efectivamente el Gobierno iba a celebrar el referéndum en todo caso”.

Salió “frustrado” de la reunión

“Junqueras casi no habló, exactamente sus palabras no las tengo presentes, pero entendía nuestra posición, pero digamos que la sensación es que el Govern tiraría adelante, que iba a celebrarse el referéndum, ese era el espíritu. Por parte del presidente de la Generalitat, que finalizó la reunión, dijo que comprendía la situación y que se ponía en nuestro lugar pero que había un mandato del pueblo para llevar a cabo el referéndum y una decisión del Gobierno de llevarlo a cabo. Su respuesta nos dejó … ya salí frustrado, un poco frustado”, agregó. “¿Les dijeron (a Puigdemont, Junqueras y Forn) que ese referéndum no podía celebrarse?”. “Efectivamente”, contestó Castellví.

El testigo ha explicado que esa frustración se produjo porque su experiencia como policía le hacía prever que el 1 de Octubre sería una jornada difícil. Por eso transmitió a los miembros del Govern lo siguiente: “Miren, el 1 de octubre a las 9.00 se va a dar una situación en las que habrá unas personas de una manera determinada, pasiva o no, colegios ocupados, fuerzas estatales y mossos en el colegio. Y eso son dos dualidades antagónicas, unos van a acceder a ese colegio y se va a hacer y los otros se opondrán a esa acción y eso es un conflicto, un desorden. Yo que he vivido muchas manifestaciones, salí un poco frustrado porque las consecuencias es que si la escalada de violencia aumenta, todos corren más riesgo”.

Tampoco salió muy bien parado de su declaración el ex conseller Forn, pieza clave para acreditar la rebelión en el juicio del ‘procés’. La abogada del Estado Rosa María Seoane le preguntó si en aquella cita “Forn actuó en el sector del gobierno o con el de los Mossos. “Estaba sentado el conseller de Interior. Un político”. “Pero, ¿Forn no reflejó los Mossos tenían que atender el mandamiento judicial?”, insistió Seoane. “No, sabía cuál era nuestra posición, seguro. Pero en esa reunión estaba con el presidente y vicepresidente”, declaró Manuel Castellvi bajo juramento de decir verdad.

Además, el mando de los Mossos también reveló que “aconsejaron” a los miembros de la Generalitat que ese referéndum no se celebrara al igual que les advirtieron que los agentes cumplirían con el mandato judicial que les ordenaba impedir la consulta que había declarado como ilegal el Tribunal Constitucional.