La confirmación de la candidatura de Carles Puigdemont a las elecciones europeas del 26 de mayo podría significar el fin de la tradicional alianza entre el nacionalismo vasco y catalán en las elecciones europeas. Desde que en 2004 se conformó la alianza ‘Galeusca’, con el BNG como tercer socio de esa coalición, peneuvistas y convergentes han concurrido juntos en unos comicios especialmente delicados para los nacionalistas, en los que la circunscripción única penaliza a estos partidos, que llevan años reclamando circunscripciones autonómicas para tener garantizada su representación en el Parlamento Europeo.

El PNV ha acordado este lunes congelar la posibilidad de reeditar la alianza que suscribieron con los independentistas catalanes en 2014. Tras la reunión de su dirección, el partido de Andoni Ortuzar ha acordado iniciar una ronda de contactos con los socios con los que concurrió hace cinco años en coalición para conocer sus propuestas programáticas y las posibillidades organizativas y aspiraciones de cara a las elecciones europeas del 26-M.

Respecto a la decisión del PDeCat de situar como cabeza de cartel a Puigdemont, el PNV ha asegurado que no posee mucha más información que la aparecida en los medios de comunicación. Señalan que la decision responde al intento por “internacionalizar el procés” que han explicitado los independentistas catalanes pero que desconocen cuál es su “intención y planteamiento” programático. El acuerdo y la forma en la que el PNV finalmente concurrira a la cita europea se debeŕa acordar antes del 2 de abril próximo, cuando concuye el plazo de presentación de candidaturas.

La decision llega después de que el Consejo Nacional de urgencia celebrado por el PDeCat ayer, en el que se confirmó que la Crida monopolizaría las candidaturas neoconvergentes en todas las convocatorias electorales, el líder del partido, David Bonvehí aseguró respecto a las europeas que “la apuesta sigue siendo el PNV” y anunció que en los próximos días retomarán los contactos con los nacionalistas vascos para confirmar la coalición nacionalista al Parlamento Europeo. Lo hizo sin mencionar que Puigdemont sería el candidato del PDeCat, anuncio que lanzó la consellera Elsa Artadi una hora después desde la sede de la Crida.

Bonvehí aseguró ante el Consejo Nacional del PDeCat que en las europeas “la apuesta sigue siendo el PNV”

Bonvehí se ha reunido ya dos veces personalmente con Andoni Ortuzar para tejer esa alianza, que supondría de hecho la reedición de la de 2014, cuando Ramón Tremosa (CDC) y Francesc Gambús (Unió) fueron elegidos junto a Izaskun Bilbao (PNV) en una coalición apoyada también por Coalición Canaria y Compromiso por Galicia. Y siempre encontró la misma respuesta del PNV: los nacionalistas vascos estaban dispuestos a reeditar la coalición, e incluso a aceptar la inclusión en la candidatura de alguno de los líderes del 1-O procesados por el Tribunal Supremo -en su momento se llegó a hablar de Jordi Turull- para competir con la candidatura de Oriol Junqueras.

Pero Ortuzar habría dejado claro en esas ocasiones su escasa disposición a compartir candidatura con Puigdemont o al “casting” organizado por el ex presidente fugado en las últimas semanas para esa lista, para la que habría sondeado desde a su abogado, Jaume Alonso Cuevillas, a la ex socialista Beatriz Talegón. Y, desde luego, la aceptación de un preso como candidato conllevaría el compromiso por parte de los independentistas catalanes de no embarcarse en una campaña de exaltación de la “república del 27 de octubre”; querían centrada en programa y discursos ideológicos.

PNV, optimista pese al PDeCat

En el PNV no ocultan su sorpresa. Esta tarde la formación liderada por Andoni Ortuzar ha analizado el nuevo escenario que deja el anuncio de Puigdemont. Aún debe decidir si finalmente mantienen el compromiso inicial de reeditar la coalición europea de 2014 o concurren sin los nacionalistras catalanes. Por ahora todas las opciones siguen abiertas.

Los nacionalistas vascos han marcado cierta distancia con el PDeCat desde primera hora, subrayando que puede suponer “una dificultad”, según el diputado foral de Alava, Ramiro González. El senador del PNV, Jokin Bildarratz, ha expresando su respeto al intento por “internacionalizar” el ‘proces’ que pretendería Puigdemont pero que ello no supone ninguna obligación para el PNV.

En Sabin Etxea aseguran que por ahora el único compromiso que dan por seguro es la reedición de los acuerdos con Coalición Canaria (CC) y la formación Compromiso con Galicia, con las que ya concurrieron en las anteriores elecciones europeas. Con ambas formaciones sólo restaría consensuar el programa y la elaboración de las listas para el 26-M.

El PNV cree que la coincidencia con las elecciones municipales y forales les beneficia y podría compensar una perdida de votos

En el PNV consideran que si finalmente no se repite el acuerdo para las europeas con PDeCat no correrá peligro reeditar el escaño que hasta ahora ocupa la que será su cabeza de cartel, su eurodiputada, Izaskun Bilbao. Fuentes del PNV señalan que la coincidencia de las las elecciones europeas con las municipales y forales, en las que mejores resultados obtienen los nacionalistas, corren a su favor y podrían compensar una hipotética pérdida de apoyos si no concurren con los nacionalistas catalanes.

De igual manera, apuntan a que en estas elecciones se distribuirán cinco escaños más en España y eso puede beneficiarles. No descartan incluso la posibilidad de que los acuerdos y avances logrados gracias al PNV, como la actualización de las pensiones “puedan ser premiadas fuera de Euskadi, si alguien quiere hacerlo y votarnos en Andalucia, las Castilla o Extremadura puede hacerlo”, recuerdan en referencia a las circunscripción única. Por último, confían en que Izaskun Bilbao sea vista como la única representante que realmente defiende los intereses vascos en Europa.

En el PNV conocieron la decisión de que Puigdemont encabezara la candidatura europea poco antes de que se hiciera pública. Señalan que la comunicacion entre Ortuzar y el presidente del PDeCat, David Bonvehí es fluida y constante, “hablan mucho”.

Sin candidato real

La candidatura de Puigdemont deja intacto, además, el gran interrogante de quién será el auténtico número uno de los neoconvergentes en el Parlamento Europeo, una vez confirmada la inclusión de Ramon Tremosa como número cuatro de la lista al Congreso. Fuentes del PDeCat aseguran que ese debate está todavía pendiente, pese a que Puigdemont, en su calidad de fugado, no podrá recoger el acta de eurodiputado en el Congreso y no podrá ejercer, por tanto, esas funciones.

En todo caso, los neoconvergentes esperan frenar así el auge de ERC y las candidaturas lideradas por Oriol Junqueras, que amenaza con dar el esperado sorpasso a los herederos de CiU en las generales, europeas y municipales de esta primavera. Paralelamente, Esquerra y Bildu se apresuraron a cerrar hace ya un mes y medio su alianza europea, en la que participa también el BNG.

Algunas fuentes independentistas señalan que Arnaldo Otegi se apresuró a cerrar esa candidatura con con ERC y BNG, dejando fuera al PNV de la alianza con los dos partidos nacionalistas a priori mas fuertes en las próximas elecciones europeas. Un escenario que también convenía a republicanos y nacionalistas gallegos.