Acaba de cumplir dos años como presidente de la Federación Española de Caza y, en este tiempo, ha tenido que emplearse a fondo para sacar de la ruina económica a una organización -entre las tres primeras entidades deportivas del país por número de federados (casi 340.000), sólo superada por el fútbol y el baloncesto- que llegó a estar en preconcurso de acreedores. Conoce el terreno que pisa porque antes que fraile fue cocinero: trabajó como periodista para la Federación antes de alcanzar la presidencia en un momento crítico para la organización.

Más que una afición, la caza es una «pasión» para Ángel López Maraver (Madrid, 1984), un graduado en Comunicación Audiovisual y en Periodismo que se declara ferviente admirador de Félix Rodríguez de la Fuente. «Estoy orgulloso de salir a cazar a la montaña a superarme a mí mismo, de medirme contra las fuerzas de la Naturaleza y ganarle la partida al animal en su medio», explica mientras recuerda la ilusión que le hizo abatir su primer venado en la adolescencia o cobrarse su primer corzo después de rondar al ejemplar durante tres años en Carrascalejo de la Jara (Cáceres).

Bajo la campaña ‘La caza también vota’, la Federación se ha sentado con los líderes de los principales partidos que concurren a los comicios del próximo 28 de abril para conocer qué proponen en materia de actividad cinegética, a fin de que los cazadores -en España hay un millón de licencias de caza, de los que un tercio están federados- acudan a las urnas conociendo los programas electorales en lo relativo a su afición. En conversación con El Independiente, López Maraver habla sin rodeos de la irrupción de Vox, del apoyo de los cazadores al partido que lidera Santiago Abascal en las últimas andaluzas, del avance de las tesis animalistas, de los errores cometidos por el colectivo al que representa…

Pregunta.-¿El voto de los cazadores puede ser determinante el próximo 28 de abril?
Respuesta.-Va a ser muy determinante.

P.-¿Por qué?
R.-[Meses atrás] nos reunimos la Federación Española y los presidentes autonómicos y decidimos que teníamos que poner en valor la caza aprovechando que venían las elecciones. Y se diseña como proyecto piloto la campaña ‘La caza también vota en Andalucía’, por ser las primeras que se celebraban. Yo creo que ha sido verdaderamente determinante.

El voto de los cazadores va a ser muy determinante en las elecciones del 28-A; Vox es el único partido que ha dicho sin ningún tipo de miedo que va a defender la caza a muerte»

P.-¿En qué se basa para decir que el voto de los cazadores ha sido determinante en los comicios andaluces del pasado 2 de diciembre? ¿Cómo se puede medir en votos?
R.-Hubo un compromiso político por parte de todos los partidos con la actividad cinegética y, por primera en la historia, los cazadores sabían lo que cada formación política decía y no decía. En Andalucía observamos que hubo un partido político que realmente ha tenido un compromiso con la caza.

P.-Está hablando de Vox, ¿verdad?
R.-Sí, me estoy refiriendo a Vox. Hace un año y medio, ese partido me llamó para reunirse con nosotros. Santiago Abascal y Javier Ortega-Smith me trasladaron que querían firmar un firme compromiso con nuestro sector y que querían defenderlo porque su programa incluía la defensa de las tradiciones españolas. También había estado con Ciudadanos, con Isabel García Tejerina [PP], con PSOE, con Podemos… Fue pasando el tiempo y, en la manifestación de cazadores de abril de 2018, me encuentro a Santiago a mi lado. Y a la derecha al diputado del PP Teófilo de Luis. Va pasando el tiempo, mantenemos contacto y me llaman para que fuera a Vistalegre porque iban a defender la caza. Me la jugué a una carta, pese a tener en contra a los 18 presidentes autonómicos. Me gustó lo que contaron de la caza y a partir de ahí Santiago me mostró su interés por mantener una reunión con el presidente de la Federación Andaluza. Fue a verlo y empezamos a trasladar la defensa que Vox iba a hacer de la caza. De repente empezamos a ver movimiento. Yo fui a cazar a Cataluña y gente independentista me decía que iba a votar a Vox, que le encantaba el discurso respecto a la caza. Gente que jamás en la vida pensé que podía ser de derechas me decía que iba a votar a Vox, un minero de Asturias me dijo que iba a votar a Vox… Hay un ‘boom’.

P.-¿Cómo caló ese mensaje en Andalucía?
R.-Porque ha sabido explicarlo de una manera muy simple, ha ido a las redes sociales a contarlo y porque su presidente se ha comprometido de verdad. Santiago se sienta con nosotros y el PP manda a Isabel [García Tejerina], cuando tendría que ser Pablo [Casado]. Al final la gente quiere ver al líder del partido.

Fui a Cataluña e independentistas me decían que iban a votar a Vox, que les encantaba el discurso respecto a la caza; un minero de Asturias… Hay un ‘boom»

P.-De los 400.000 votos cosechados por Vox en las últimas elecciones andaluzas, ¿cuántos calcula que habrán sido de cazadores?
R.-No lo sé, pero hablé aquella noche con gente de Vox y me comentaron que las encuestas le decían que los cazadores les habían votado en masa.

P.-¿Cree que el caso de Andalucía podría extrapolarse al resto de España?
R.-Estamos completamente convencidos. En muchas sociedades de cazadores me preguntan qué tienen que hacer para afiliarse a Vox y para presentarse a alcaldes en sus pueblos por Vox, porque es el único partido que ha dicho sin ningún tipo de miedo que van a defender la caza a muerte. Ahora hemos puesto en marcha la campaña ‘La caza también vota’ y con los primeros con los que me siento es con Podemos. Ellos me dicen que quieren abrir una línea de diálogo con los cazadores y yo les contesto que en el programa para las andaluzas llevaban la prohibición de la caza… A continuación me voy a ver al PSOE y me remiten al ministro de Cultura y Deporte, que me expone el compromiso de los barones del partido. Pero, claro, nosotros queremos el compromiso de Cristina Narbona y de Pedro Sánchez, que es el presidente del partido y del Gobierno. He pedido una reunión con ellos y me remiten al ministro de Agricultura. Sí, yo sé que en las comunidades hay un compromiso del PSOE, pero en Ferraz no hay nada porque dan palos de ciego y la señorita Narbona no se quiere sentar con nosotros.

P.-¿Al PSOE le van a pasar factura las declaraciones de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de que «no es partidaria ni de la caza ni de los toros»?
R.-Ya le ha pasado factura. Seamos sensatos. La caza toda la vida ha sido de la gente de los pueblos y el 95 % de nuestros federados son gente de los pueblos normal y corriente. Caza de alpargata, no de corbata. Del agricultor, del ganadero, del panadero, del electricista… y tradicionalmente esa gente ha votado al Partido Socialista. Y ahora de repente hay un ‘boom’ y van a votar a Vox porque la señorita Narbona no quiere saber nada de los cazadores. La gente ve que hay un tipo como Santiago Abascal, que es de pueblo como nosotros y que va a defender lo nuestro. Y le da igual la izquierda, la derecha o el centro. La caza, como es una pasión, no entiende de ideología. La persona a la que le gusta la caza dedica su vida a eso.

P.-O sea, que no todos los que voten a Vox en las próximas elecciones son «fachas»…
R.-Son cazadores. Estoy contándole lo que yo he visto y no estoy incitando a nadie. Nosotros lo que estamos haciendo es reflejar fidedignamente lo que cada partido político está diciendo. Les hemos exigido un compromiso por escrito antes de la campaña electoral y después del 29 de abril.

Santiago Abascal se sienta con nosotros y el PP manda a García Tejerina, cuando tendría que ser Pablo Casado. Al final la gente quiere ver al líder del partido»

P.-¿Y el que mayor compromiso ha mostrado hasta ahora es?
R.-PP y Vox.

P.-¿En el mismo plano?
R.-Vox es un compromiso de corazón y el del PP es de cabeza.

P.-¿Sugiere que el de los populares en por cálculo electoral?
R.-No lo sé. Vox nos habla con el corazón y el PP nos habla con un trabajo que le respalda. A Vox no le podemos pedir cuentas porque no ha gobernado en ningún sitio. El PP ha gobernado el país, miles de ayuntamientos y muchas comunidades; hay una trayectoria. ¿Sabe lo que pasa? El cazador es una persona muy primitiva, yo el primero. Y al final Santiago Abascal ha dicho: ‘Yo os voy a defender, yo estoy con vosotros y yo me comprometo con vosotros’. Los cazadores están con Santiago Abascal más que con Vox.

P.-¿Y por qué es más creíble Abascal que otros líderes políticos que también se han comprometido con la actividad cinegética?
R.-Eso lo tiene que valorar cada uno… Yo llevo diez años trabajando con Teófilo de Luis en materia de caza. Llevo cuatro o cinco con Isabel García Tejerina y le puedo decir que no conozco a ninguna persona más preparada que ella en temas agroambientales. Y eso lo he trasladado, pero a la gente ahora mismo le gusta esto [Vox].

P.-¿Va a pedir la Federación Española de Caza el voto de manera expresa para alguna fuerza política?
R.-La Federación no pide el voto, narra de manera fidedigna lo que cada partido le ha dicho. Y que cada uno actúe en conciencia. Nosotros tenemos muchos federados de Podemos, muchos. Tenemos muchos de Izquierda Unida, también de derechas… La Federación tiene que ser total y absolutamente apolítica y hacer ver a todos los federados qué partido se compromete y con qué medidas.

P.-¿Me está diciendo que para el cazador la prioridad absoluta es la caza por encima de otras cuestiones como el modelo económico, la violencia machista u otras cuestiones de Estado?
R.-Yo creo que para el cazador lo primero es la caza.

¿Escala de valores equivocada? La caza es una pasión y no entiende de ideología. La persona a la que le gusta la caza dedica su vida a eso»

P.-¿Y no le parece que esa escala de valores es equivocada?
R.-Sin lugar a dudas que es una escala equivocada, pero es la que es. El otro día hablaba con un amigo y me decía que lo que más le gusta del mundo es cazar y que le daba igual que la economía vaya mejor o peor o cómo esté la situación del terrorismo en Europa, pero que si le quitaban la caza no sabría qué hacer con su vida. Y así hay muchos. La realidad es que los cazadores, en la escala de valores, tenemos la caza en primer, segundo o tercer orden. No más abajo. Y eso a veces es hasta preocupante, porque actuamos con el corazón, con las vísceras.

P.-¿Qué es lo que le pide la Federación Española de Caza a los partidos que concurren a las próximas elecciones?
R.-Un compromiso firme y real con la actividad cinegética para que se puedan seguir manteniéndose las condiciones en las que se ha podido practicar la caza hasta hoy. Hay una amenaza verdaderamente real por parte de los animalistas y del odio generado en las redes sociales. Lo único que nosotros pedimos es que la caza se mantenga tal y como está hasta ahora. Y que todos los días no se vayan prohibiendo modalidades.

P.-¿Algún partido se ha comprometido a implantar una única licencia a nivel nacional?
R.-El PP se ha comprometido a una licencia interautonómica y Vox a una licencia única. A nuestros efectos es lo mismo. Empezaremos por la interautonómica pero llegará un momento en que sea licencia única nacional, como hay un carné de conducir para toda España. Imagínese que en cada comunidad autónoma hubiera uno diferente…

P.-¿A qué achaca el aumento de los apoyos a las tesis animalistas?
R.-Lo achaco a un nuevo modelo de negocio que está de moda, el mascotismo, que genera grandes cantidades de dinero. Pacma no deja de estar al servicio de las grandes multinacionales del mascotismo.

Hay un modelo de negocio que está de moda y que genera grandes cantidades de dinero. Pacma no deja de estar al servicio de las grandes multinacionales del mascotismo»

P.-¿Quién está detrás de ese «odio» que se genera en las redes sociales contra la caza?
R.-Gente con un nivel técnico muy bajo que no conoce la importancia de la gestión de los ecosistemas; gente del mundo urbano que no conoce la realidad del campo en absoluto y que, por lo tanto, es muy fácil de manipular; gente que entiende que abrazar al gatito o besar al perrito es ser animalista. Yo no he oído a nadie del Pacma preguntar por los seis millones de ratas del alcantarillado de Madrid que se matan al año. ¿Ésas no les dan pena? O con los cientos de millones de mosquitos, que son igual de animales que los gatitos, que se estampan todos los días contra los parabrisas de los coches. O las 600.000 palomas que se capturan al año en los tejados de Madrid… Se está utilizando a esa gente como un ejército para generar odio.

P.-¿Hay un riesgo real de que sus hijos no puedan practicar la caza a la vuelta de unas décadas?
R.-No lo veo, pero sí creo que cazarán con un nivel más restrictivo si seguimos con esta moda de veganismo-animalismo-urbanismo. No acabarán con la caza. Ya hemos detectado que empresas que tienen refugios de animales luego montan compañías de gestión de fauna. ‘Yo te prohíbo esto porque como voy a crear una empresa de gestión de fauna la Administración me van a pagar a mí por matar yo los ciervos y hay que gestionar’. Es de hipócritas.

P.-Quizá el mayor enemigo del cazador ha sido el desaprensivo comportamiento de algunos cazadores. Algo de autocrítica también tendrían que hacer, ¿no?
R.-¿Sabe en qué nos hemos equivocado?

P.-Dígamelo usted.
R.-En no haber salido a la calle a defender nuestra actividad, en no hacerla llegar a la sociedad en general. En Noruega, la caza es una actividad nacional. Vas por la calle y ves una tienda de pieles de animales como las ves de golosinas. El desarrollismo urbano ha llegado de una manera tan rápida en España que se ha olvidado de las tradiciones de los pueblos. Los padres no han sabido trasladar a sus hijos, que ahora viven en la ciudad, las tradiciones del mundo rural. Y la caza se ha quedado entre ellas.

Nos hemos equivocado en no haber salido a la calle para defender nuestra actividad, en no hacerla llegar a la sociedad en general»

P.-¿Y qué plan tiene usted para corregir esa situación?
R.-El primer plan era trasladarlo a los partidos. Una vez que las formaciones políticas son plenamente conscientes de que hay una actividad verdaderamente importante que de manera directa mueve a un millón de personas e indirectamente a casi cuatro millones tendremos que hacérselo ver a las administraciones cuando entren a gobernar y a toda la sociedad en general. Es una tarea muy larga. Yo a todos los cazadores les digo que tenemos que ser un ejército de activistas en pro de la caza, siempre con valores, educación y respeto. El teléfono móvil es la mejor herramienta para llegar a toda la sociedad…

P.-…y a veces también el peor enemigo, como el reciente vídeo viralizado en el que un cazador remataba a un animal indefenso.
R.-Efectivamente. Es el peor enemigo porque los animalistas empezaron antes que nosotros y el mensaje que ellos trasladan es de odio, criminalización, falta de respeto… Nosotros no somos así. Yo no voy a llamar loco a un animalista o vegano por comer sólo hierba.

P.-En términos económicos, ¿qué genera la actividad cinegética?
R.-Unos 6.400 millones de euros de manera directa y más de 180.000 empleos directos.