Pedro Sánchez durante su comparecencia este viernes en la Moncloa para anunciar las elecciones generales el 28 de abril. EUROPA PRESS

logo
Sánchez llama a las urnas el 28-A: "Hay que elegir entre la España de Colón o la de todos"

Política CONVOCATORIA DE ELECCIONES ANTICIPADAS

Sánchez llama a las urnas el 28-A: "Hay que elegir entre la España de Colón o la de todos"

El presidente intenta rentabilizar los Presupuestos tumbados: "Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales"

«Un país en el que sólo caben ellos o una en la que cabemos todos». Según Pedro Sánchez, ésa es la elección que deben hacer los españoles el próximo 28 de abril, en las terceras elecciones generales en poco más de tres años. El presidente del Gobierno ha formalizado este viernes el adelanto electoral que se venía barruntando desde que el miércoles el Congreso de los Diputados tumbó su proyecto de Presupuestos.

«Estoy convencido de que es posible recuperar la política útil para los ciudadanos, recuperar la política de la moderación y dar la espalda a la crispación. Tenemos que decidir si damos pasos hacia atrás o avanzamos hacia la España que queremos», ha explicado en una comparecencia pública en Moncloa para justificar la convocatoria anticipada.

El presidente se ha referido a la manifestación celebrada el domingo pasado por el PP, Ciudadanos y Vox en la plaza madrileña de Colón bajo el lema de la defensa de «la unidad de España». Preguntado por la elección del 28 de abril como fecha electoral en vez de hacer coincidir los comicios generales con los autonómicos, municipales y europeos en mayo, Sánchez ha ofrecido esta explicación: «Conviene no mezclar los debates. La derecha se manifiesta en Colón para echar a Sánchez y el debate es otro: el de qué España queremos. Ellos quieren una España en la que no caben todos, en la que sólo caben ellos. Ése es el debate», ha asegurado, mostrando cuál será el eje de su campaña electoral.

En una larga comparecencia en la que ha desgranado lo que considera los logros de su Gobierno, el presidente ha abogado por una «España constitucional, orgullosa de sus derechos y libertades», frente a una España «que vive de la añoranza, de un tiempo pasado que nunca volverá y que no tuvo que ser mejor, sino todo lo contrario».

En esa línea, Sánchez ha venido a reconocer que considera una oportunidad electoral la caída de los Presupuestos por el voto en contra de PP, Ciudadanos y los grupos independentistas. «Hay derrotas parlamentarias que son victorias sociales y la ciudadanía ha visto la hoja de ruta que tenemos y lo que queremos para este país. España no merece ser varada», ha asegurado.

A pesar de que los grupos independentistas catalanes que le dieron el poder el 1 de junio se lo han arrebatado este miércoles, Sánchez sigue apostando por el diálogo con ellos. «Nunca renunciaré al diálogo, nunca lo haré porque podemos encontrar el camino para resolver nuestras desavenencias y la crisis territorial. No soy de mirar para otro lado, sino de coger el toro por los cuernos y abordar los desafíos, para eso me pagan los españoles. ¿Cuál es la otra opción, negar la realidad y la evidencia, como hizo el anterior Gobierno? ¿O proponer un 155 permanente y perpetuar la crisis política e institucional?», ha explicado, para defender que «siempre siempre y siempre» propondrá ese diálogo desde la legalidad. «Siempre dentro de la Constitución. Fuera de la Constitución nada», ha asegurado.

En la comparecencia con discurso mitinero que ha ofrecido, Sánchez ha aprovechado para intentar ganar apoyo electoral en Cataluña, uno de los históricos graneros de votos del PSOE junto a Andalucía. «Los independentistas han tumbado unos Presupuestos que eran una buena hoja de ruta social para Cataluña. Han decidido que si no se habla de autodeterminación, los parados mayores de 55 años no tienen derecho a recuperar el subsidio y las cuidadoras de los dependientes seguirán sin cotización. Que los catalanes digan si eso es positivo o no para la sociedad catalana», ha retado Sánchez.

Preguntado por si reeditaría el bloque de la moción de censura para seguir en Moncloa o si preferiría un pacto de gobierno con Ciudadanos que Albert Rivera ya ha descartado, Sánchez se ha mostrado abierto a todas las opciones. «Me sorprende que me pongan a mí un cordón sanitario y no se lo pongan a la ultraderecha, cada uno elige con los amigos con los que ir», ha asegurado, sin cerrarse ninguna puerta. «Vamos a dejar que los españoles hablen y en función de cuáles sean las mayorías parlamentarias veremos. Lo importante es no restarles legitimidad a esas mayorías, como se ha hecho en estos ocho meses, planteando cuestiones peligrosas como calificar a un presidente de ilegítimo, golpista, que claudica o que se humilla, cuando Rajoy sólo puede decir de mí que estuve a su lado durante la cuestión independentista», ha reprochado al PP. «La declaración unilateral de independencia y los dos referéndums se hicieron con el PP en el Gobierno», ha recordado.

Abordar la cuestión catalana huyendo del enfrentamiento, el intento de recuperar el centro político como el espacio de la «moderación» y la promesa de una agenda social representada en su proyecto de Presupuestos serán los ejes de la campaña electoral de Pedro Sánchez que comenzó precisamente durante el debate parlamentario del martes  sobre las cuentas. Con ese objetivo electoralista, el presidente ha anunciado que la revalorización de las pensiones y la subida del sueldo de los funcinarios están garantizadas aunque no haya Presupuestos.

«Ése es el compromiso del Gobierno de España y vamos a cumplirlo», ha asegurado, a pesar de que las recomendaciones del Pacto de Toledo para garantizar el mantenimiento de la suficiencia y sostenibilidad del Sistema de la Seguridad Social y de las pensiones aún siguen sin aprobarse en el Congreso. «Pese a que no haya Presupuesto, la revalorización de las pensiones comprometidas por el Gobierno, el alza del salario mínimo y el aumento del sueldo de los empleados públicos, con o sin Presupuestos están garantizados», ha insistido.

Para movilizar al partido y empezar a coordinar la campaña electoral, Sánchez ha convocado el lunes a la Ejecutiva federal en pleno y el martes a los secretarios generales de todas las federaciones. La campaña comenzará el 12 de abril, Viernes de Dolores, y se desarrollará prácticamente durante la Semana Santa. Sólo 28 días después, el 26 de mayo, se celebrarán los comicios municipales, autonómicos y europeos, por lo que las alianzas de gobierno se producirán ya en el mes de junio de forma global, en lo que Sánchez y su asesor más próximo, Iván Redondo, califican de «cambio de época».