Habrá elecciones generales el 28 de abril. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido este viernes para fijar oficialmente la fecha del adelanto electoral, prácticamente seguro toda vez que el Congreso tumbó el miércoles los Presupuestos Generales del Estado, a cuya aprobación había condicionado su continuidad en Moncloa.

Sánchez cumple así, más de ocho meses después, la promesa que hizo en las horas previas a la moción de censura contra Mariano Rajoy del pasado mes de junio: convocar elecciones lo antes posible. Tras naufragar en su aventura de gobernar sustentado sólo por 84 diputados, Sánchez llama a los españoles a las urnas para tratar de conseguir una aritmética parlamentaria que le permita revalidar su posición en el Ejecutivo.

El presidente del Gobierno ha querido hacer balance de estos ocho meses de mandato y ha asegurado que lo que hicieron «fue respetar la letra y el espíritu de la Constitución Española», en referencia a la moción de censura. «Nombramos a un Gobierno de personas capaces, que son referentes sociales», ha añadido y ha abogado por la «reconstrucción» del Estado del bienestar.

También ha hablado de todo aquello que han llevado a cabo durante este tiempo. «Se ha derogado el impuesto al sol, se han comprometido recursos contra la pobreza energética», ha presumido Sánchez. «El crecimiento económico en España es robusto, mayor que el de las principales economías europeas. Hemos reforzado la democracia: no solo poniendo en pie un Gobierno abierto y ejemplar, poniendo fin a un Gobierno asediado por la corrupción»

La convocatoria electoral satisface las pretensiones de Partido Popular y Ciudadanos, que reclaman el adelanto electoral desde el momento en que se salió adelante la moción. También Vox, sin representación en el Congreso actualmente pero que, salvo sorpresa, la conseguirá tras los próximos comicios. Los tres partidos hicieron de la convocatoria del pasado domingo en Colón un llamado a la convocatoria de elecciones anticipadas y a la salida de Pedro Sánchez del Gobierno.

Las urnas, no obstante, llegan forzadas por el fracaso en la negociación presupuestaria con los partidos independentistas catalanes. Tanto ERC como PDeCat cerraron la puerta a tramitar las cuentas de Sánchez, y exigieron la aceptación del derecho de autodeterminación y la inclusión de relatores internacionales para comenzar a negociar su aprobación.

Podemos, inmerso en su particular crisis interna tras el conflicto con Errejón y Carmena en la Comunidad de Madrid, trató de salvar los Presupuestos hasta el último momento, y con ellos alargar la legislatura hasta el año 2020. El mismo miércoles, tras el fracaso presupuestario, los líderes de Unidos Podemos en el Congreso comparecieron para pedir a Pedro Sánchez que resistiera y no cayera en la tentación de convocar elecciones inmediatamente.