Definitivamente, el aire político que se respira a tres días de saber quién ocupará la Alcaldía de Madrid es mucho menos intenso que el de hace cuatro años, cuando a un lado del cuadrilátero se sentaba Esperanza Aguirre. El debate celebrado la noche del miércoles en Telemadrid no va a resolver demasiado entre los indecisos. «Yo estaré siempre dispuesta a gobernar con cualquier alternativa de progreso», subrayó la alcaldesa Manuela Carmena (Más Madrid). «Me sentiría cómodo con PP y Ciudadanos si llevan a cabo la política que defiende Vox», indicó Javier Ortega Smith (Vox). «Hay una línea roja entre una derecha cavernícola y quienes pretendemos una ciudad abierta», señaló Sánchez Mato» (Madrid En Pie).

«Nuestro aliado natural es el PP, Begoña Villacís cuenta con usted como vicealcalde señor [José Luis] Martínez-Almeida», sugirió Silvia Saavedra (Ciudadanos) al candidato del PP. Éste respondió: «Silvia, acuérdate de cuando dijo vuestro líder en Andalucía que Juan Marín sería vicepresidente», y la dirigente naranja se ofendió. «Lo que está claro es que por primera vez puede gobernar la extrema derecha», avisó Pepu Hernández (PSOE). «Tiene razón Pepu cuando advierte del frentismo, Madrid puede tener una extrema derecha», respaldó Carmena. La guinda a la cacofonía lo puso Ortega Smith: «Hay que impedir que gobierne el marxismo más rancio, esa izquierda liberticida», y habló de Reconquista.

Saavedra, más nerviosa

Este extracto es un ejemplo de un debate en el que Martínez-Almeida y Saavedra han atacado sin piedad a Carmena y la regidora se ha defendido con flema, pasando el ex entrenador campeón del mundo Pepu Hernández y Ortega Smith a un segundo casi tercer plano. Se ha visto más nerviosa en el ataque a Saavedra, con menos experiencia en estas lides por incomparecencia de la candidata de Ciudadanos Begoña Villacís, que ha dado a luz hace nada. Se ha notado mucho que Ortega Smith y Pepu eran los dos únicos de los seis aspirantes que no pertenecen al hemiciclo saliente en Cibeles.

El ex concejal de Economía cesado por Carmena, Carlos Sánchez Mato, se ha esforzado por presentar su plataforma, apoyada por IU y Anticapitalistas y con menos entusiasmo por los líderes de Podemos, y necesitada como el agua a un pez de llegar el domingo al 5% que no le dan las encuestas. «Seguramente muchos no me conocéis, salgo menos en la tele, soy Carlos, candidato de Madrid En Pie. Soy de Aluche, hijo policía nacional y hace cuatro años me encontré un Madrid arruinado».

La foto de Lenin

Por lo demás, Ciudadanos y PP compitiendo por quién lidera la derecha. Ha desenterrado el hacha Saavedra: «Primero quiero enseñar esta foto, este poster de Lenin, y es la foto que tiene un concejal de Carmena en su despacho», en alusión a Mauricio Valiente, que es de IU y no apoya a la candidatura de Más Madrid en estas elecciones. La foto estaba del revés. Saavedra ha disparado después con «el cortijo y los enchufados de Carmena, yo denuncié 44 enchufados».

«Un matiz, Silvia, no seas rácana. No son 44, ¡son 500 o 600!», ha agregado Almeida. «¿Y saben ustedes donde está ese dinero¿ En el milagro económico de reducir la deuda». Sánchez Mato ha salido en auxilio de la magistrada: «Los madrileños están siendo engañados por una derecha que dice que quiere gastar en Madrid y lo ha impedido por todos los medios. Se han aliado para impedir que hiciéramos más parques y vivienda pública». Y ha dejado su recado: «Lo que no hay que hacer es agachar la cabeza delante de Montoro».

«Esto es un debate, ¿no?»

Carmena ha pedido hacer una «comparativa» de su balance con lo que hizo el PP y, contra el argumento de que no ha ejecutado obra, ha puesto en valor las «inversiones, las aceras, la defenda del patrimonio. Rrespecto a todo lo que dicen ustedes, nuestras inversiones están ahí, se ven. Donde había un hoyo enorme en Vallehermoso el mes que viene hay un estadio. Además, en once años nunca había habido un clima de confianza empresarial en la ciudad tan alto como ahora».

Después se ha pasado a la Operación Chamartín, en la que Pepu Hernández, muy apocado, ha defendido elevar la vivienda pública hasta el 50%. Saavedra ha recordado Almeida que tuvieron Madrid Nuevo Norte «25 años parada». Carmena ha protagonizado un rifirrafe con el líder del PP, al que le ha pedido respetar su turno. «Esto es un debate, ¿no?», ha protestado Martínez-Almeida. «Parece mentira que seas abogado del Estado José Luis», ha cargado Carmena.

Ennio Morricone

En el turno de Madrid Central Ciudadanos ha sacado una imagen que supuestamente revelaba áreas con elevada contaminación en la capital. Almeida ha hecho igualmente uso de la papelería. «Me parecía que había mucho infantilismo», ha lamentado la alcaldes después del debate. «Han sacado cartulinas y yo ni las podía ni ver». La jueza candidata ha negado las críticas de la oposición de que Madrid está más contaminado y ha destacado un estudio de la Universidad Politécnica. En un momento dado, les ha soltado: «Qué antiguos sois los conservadores».

Ortega Smith iba su bola, como si el debate municipal no fuera con él: apelando al «gasto público desproporcionado», a los «atracos en las calles», al «presupuesto en base cero» (sic); «qué confianza puede tener el comercio si tiene a los manteros en la puerta, qué confianza pueden tener los comerciantes que ni siquiera los proveedores pueden llegar a sus tiendas». El debate ya estaba muerto a pesar de la música épica de Ennio Morricone que Telemadrid ha proyectado en el minuto de oro final.