Política

Sánchez acelera su campaña electoral: de la tumba de Azaña a su libro de 'resistencia'

Viajará a Francia para visitar también el sepulcro de Machado y homenajear a los exiliados de la Guerra Civil

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados este martes. EFE

Sevilla, Mérida, Francia, Bruselas… El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inaugura esta larga campaña electoral hasta los comicios de mayo con una intensa agenda en la que combinará los actos de partido -fundamentalmente los fines de semana- con convocatorias institucionales de marcado carácter propagandístico. Es el caso del viaje del presidente el próximo domingo día 24 a Montauban, Colliure y Argelès-sur-Mer (Francia) para rendir homenaje a Manuel Azaña y Antonio Machado ante sus tumbas, y reconocer así a todo el exilio español de la Guerra Civil y la dictadura.

El Gobierno ha creado una comisión interministerial para conmemorar los 80 años del exilio republicano al fin de la Guerra Civil. Hace dos semanas, durante su viaje a México, Sánchez rindió homenaje al entonces presidente mexicano, Lázaro Cárdenas, que acogió a más de 25.000 refugiados españoles. En Francia continuará esa labor recordando a los casi 500.000 españoles que salieron por Cataluña cuando Francisco Franco se perfilaba como ganador de la contienda.

Todos esos actos, junto al impulso de la Ley de Memoria Histórica y la exhumación de los restos de Franco, se enmarcan dentro de una misma estrategia: situar al presidente y candidato socialista en el eje de la democracia frente a sus adversarios políticos, a los que pretende empujar a un ámbito político vinculado al autoritarismo. En su estudiado relato electoral, Pedro Sánchez quiere aparecer como máximo representante de la moderación política y un centro sociológico marcado por valores democráticos frente a la crispación y el frentismo de los que acusa a PP, Cs y Vox, así como a los partidos independentistas catalanes. En medio de todos ellos, en el centro, Sánchez quiere emerger como estadista.

Antes del homenaje republicano en Francia, Sánchez tiene en agenda la presentación de su libro el jueves 21 de febrero por la tarde en Madrid, un acto en el que el jefe del Ejecutivo conversará con los periodistas Jesús Calleja y Mercedes Milá. El presidente del Gobierno será el primero en ejercicio que publique una obra con sus memorias, en este caso centradas en su lucha por recuperar el liderazgo del PSOE en las primarias internas de 2017. El libro recoge horas de conversación con la periodista Irene Lozano, secretaria de Estado para la Marca España y encargada de dar «forma literaria» a esas charlas, según el prólogo del libro.

Lozano era ex diputada de UPyD hasta que Sánchez la fichó en la lista del PSOE al Congreso por Madrid en las elecciones de 2015, generando un gran malestar entre los barones del partido por las acusaciones que Lozano había lanzado al PSOE en materia de corrupción, especialmente por el caso de los ERE en Andalucía. «Es un libro que fue escrito en su mayor parte antes de llegar a Moncloa y que, simplemente, ha sido actualizado en algunas partes», señalan desde la Secretaría de Estado de Comunicación, que ni desmiente ni confirma que Sánchez cobre por la publicación y venta de esa obra.

El presidente tiene previsto acogerse a las excepciones establecidas en la ley que regula el ejercicio de los altos cargos de la Administración del Estado para percibir esos ingresos, que incluirá en la actualización de su declaración de bienes. El artículo 13 de la ley, que establece las incompatibilidades del cargo, dicta que los miembros del Gobierno y altos cargos podrán compatibilizar algunas actividades privadas como la  “producción y creación literaria, artística, científica o técnica y las publicaciones derivadas de aquéllas».

Junto a esos actos de marcado carácter simbólico, Sánchez tendrá a partir de ahora todos los fines de semana dedicados a actividades del partido. Este mismo sábado, el secretario general del PSOE volverá a Sevilla para protagonizar junto a Susana Díaz el mitin de presentación del candidato socialista a la Alcaldía, el regidor Juan Espadas. Al día siguiente, el domingo, Sánchez clausurará en Mérida una conferencia política del PSOE extremeño, en la que presentará a los candidatos socialistas de las ciudades de más de 20.000 habitantes y al de la Junta, Guillermo Fernández Vara.

El mitin del sábado será el primer cara a cara entre Sánchez y Díaz después de que la baronesa andaluza perdiera el poder en las elecciones del pasado 2 de diciembre. Tras esa derrota, Díaz decidió aguantar, resistir como Pedro Sánchez, a la espera de que el presidente del Gobierno también se someta al veredicto de las urnas. En el caso de que a Sánchez le pase factura su política de apaciguamiento con Cataluña, como ocurrió en Andalucía, la batalla orgánica entre ambos será más igualada con Sánchez también fuera de la Moncloa.

Para movilizar al partido y empezar a coordinar la campaña electoral, Sánchez ha convocado el lunes a la Ejecutiva federal en pleno y el martes a los secretarios generales de todas las federaciones. Las citas se producen después de que Ferraz haya lanzado una seria advertencia a los dirigentes críticos con Sánchez al sustituir en el Congreso a los dos diputados socialistas que criticaron la figura del ‘relator’ con Cataluña. Soraya Rodríguez ha sido relevada como miembro y vicepresidenta primera de la delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y el ex presidente de Castilla-La Mancha José María Barreda de la Diputación Permanente, donde figuraba como vocal suplente.

Paralelamente, Sánchez ha lanzado a sus ministros a los medios de comunicación con el mandato de divulgar los logros del Gobierno en estos ocho meses a modo de carta de presentación electoral. En entrevistas en distintas cadenas de radio y televisión, los titulares de Fomento, José Luis Ábalos; Justicia, Dolores Delgado; Política Territorial, Meritxell Batet y Defensa, Margarita Robles, entre otros, han insistido este jueves en las bondades de los Presupuestos que fueron tumbados en el Congreso el miércoles.

En esa línea, el Gobierno ha elaborado un documento que detalla la gestión del Gobierno en estos ocho meses. En este periodo, el «Consejo de Ministros ha adoptados más de mil medidas que han beneficiado a la mayoría de los ciudadanos», según Moncloa, que sitúa entre ellas el «fortalecimiento y recuperación del Estado del Bienestar, la mayor subida del salario mínimo interprofesional de la historia, la subida de las pensiones, la recuperación de la atención sanitaria universal, medidas contra la pobreza energética, supresión del ‘impuesto al sol’, programas de activación de empleo, la mayor oferta de empleo público en diez años y la creación del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil», entre otros.

«Somos un Gobierno feminista, hemos desbloqueado y dotado de recursos el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, potenciado la Ley Integral contra la Violencia de Género y modificado el Código Civil», añade el documento, que anticipa así la rentabilización electoral que el PSOE pretende hacer de las movilizaciones feministas del 8 de marzo.

Comentar ()