Se sientan alrededor de una mesa uno del PP, uno del PSOE, otro de Ciudadanos y otro de Podemos… Podría ser el arranque de un chiste sobre política, pero también una velada real ocurrida en la casa de Adrián Vázquez, en el barrio bruselense del Châtelain. Y es que Vázquez (1982), apasionado del debate entre contrarios, apunta alto: con un currículum que quita el hipo y una formación a caballo entre la Facultad de Derecho de la Complutense y universidades en EEUU y Japón -en las que se empapó de Ciencias Políticas-, el gran fontanero del centro liberal español en Bruselas ya no quiere ver los toros desde la barrera.

Por eso Vázquez ha dado el paso: Ciudadanos le ha situado en el octavo lugar de la candidatura, un anuncio revelado este fin de semana con motivo de la presentación de la lista a las europeas que encabeza Luis Garicano. Se trata de un puesto seguro para los naranjas. Dado su bagaje, el partido necesita a este treintañero madrileño con orígenes gallegos en la segunda fila; pero ante la avalancha de fichajes de independientes en la candidatura comunitaria, la dirección nacional, y especialmente Garicano (un dirigente con voz propia dentro del partido que dirige Albert Rivera), han querido poner delante a alguien de confianza.

Ante la avalancha de ‘fichajes’, Garicano precisa de alguien de confianza

Maite Pagazaurtundúa (UPyD) va de 2, la ex socialista Soraya Rodríguez de 3, el ex presidente balear por el PP José Ramón Bauzá es el 5 y el actual portavoz de UPyD y concejal en Las Rozas (Madrid), Cristiano Brown, también viaja en el equipo titular; en el caso de Brown tal y como adelantó El Independiente. Demasiados forasteros en la lista, lo que ha convencido finalmente a la Ejecutiva para sacar a Adrián Vázquez del anonimato. No por nada, Míster Europe (como algunos le llaman cariñosamente dada su afiliación europeísta) es el actual coordinador de la delegación Ciudadanos Europeos en la Eurocámara.

El Parlamento Europeo es contemplado como el retiro dorado o el cementerio de elefantes de muchos dirigentes bregados en la brea nacional. Pero el discreto e intenso recorrido de Adrián Vázquez, un obsesionado de la política, sugiere precisamente lo contrario. Daría incluso para protagonizar un capítulo de House of Cards, una de las series televisivas que devora la joven promesa. Mérito suyo es haber puesto en contacto a Rivera y al presidente francés Emmanuel Macron, que mantienen una relación directa; o la reorganización del movimiento naranja en la Eurocámara, una tarea harto complicada porque Vázquez ha tenido que trabajar sobre las cenizas de UPyD (cuatro eurodiputados en 2015) y los líos entre el partido naranja y Carolina Punset, que ocupa el asiento de Juan Carlos Girauta.

Recompuso la delegación sobre las cenizas de UPyD y con la escisión de Punset

Y es que el Señor Europa de Ciudadanos pasó por la OTAN como investigador, por Washington como abogado del despacho de la ex ministra de Exteriores Ana Palacio y por diferentes empresas privadas hasta que recaló en Bruselas de la mano de Fernando Maura, entonces eurodiputado de UPyD. En las elecciones de 2014 en las que despuntó Podemos con un 8% y cinco asientos, la formación magenta se las prometía felices para finalmente quedarse en un triste 6% y cuatro escaños, frente al 3% y dos eurodiputados de Ciudadanos. Maura y Vázquez entendieron que había que afianzar una alternativa de centro liberal ante el auge de la izquierda.

Así, Francisco Sosa Wagner -cabeza de lista- y Maura empezaron a trabajar juntos por la confluencia a pesar de habían rivalizado en el pasado; Vázquez se encargó de preparar el acercamiento ante la oposición activa de eurodiputadas como Beatriz Becerra, que actuaba bajo las órdenes de Rosa Díaz. Sosa Wagner dimitió y se largó a su León natal. Maura fue más allá: llegó a declarar en prime time “El futuro es Albert Rivera”; por este motivo fue expulsado y formó una delegación desde la que se canalizaría el ideario de Ciudadanos en las instituciones comunitarias con, entre otros, Javiert Nart.

Cs ocupa hoy la vicepresidencia de ALDE y ha conseguido expulsar al PDeCAT

Las elecciones andaluzas de 2015 certificaron la defunción de UPyD. Fernando Maura partió a Madrid de diputado nacional. Esa antigua pelea no ha sido óbice para que Ciudadanos haya rescatado a Maite Pagaza, siempre leal al partido rosa. Otras no han pasado el veto como Beatriz Becerra, en estos momentos en tierra de nadie. Vázquez siempre estuvo en el diseño de la estrategia, junto con otro muñidor como Antuán de Torre metido en tareas de comunicación.

Quedó clara la fidelidad del equipo de Maura desde primera hora al proyecto naranja. Y muchos se percataron de los contactos y la agenda de Vázquez para abrir puertas en las siempre complicadas cañerías de Bruselas y Estrasburgo: así, ha visitado todos los países en los que la formación liberal ALDE tiene delegación, esto es, prácticamente todos los estados miembros. La labor de zapa recolectó sus frutos: Garicano es hoy vicepresidente del partido europeo y Nart vicepresidente del grupo en la Eurocámara. Asimismo, en octubre pasado ALDE expulso al PDeCAT de sus filas; y el PDeCAT de Carles Puigdemont es archienemigo de Cs.

Presentó a Macron al partido cuando el hoy presidente diseñaba su movimiento En Marche

Albert Rivera aprecia sus cualidades. Especialmente porque Vázquez ha trabajado para que el líder de Ciudadanos tenga línea directa con nueve primeros ministros: ocho están en ALDE (Luxemburgo, Bélgica, Holanda, República Checa, Dinamarca, Estonia, Eslovenia y Finlandia) y al noveno se le espera con alfombra roja y los brazos abiertos. Se trata de Emmanuel Macron quien, cuando estaba preparando En Marche para su salto a la jefatura del Estado francés -que finalmente logró-, se presentó un día en el despacho de Nart. A Macron lo invitó un tal Adrián Vázquez.

El hecho de volar más alto a 2019 puede que no cambie algunas costumbres chez Monsieur Vázquez: le gusta discutir con rivales y no es raro que eurodiputados o asistentes de Podemos desfilen por su casa para compartir una cena, una cerveza y un acalorado debate.