Siempre se le consideró una de las personas mas próximas a Esperanza Aguirre y el que, de hecho, dio muchas batallas por ella como la de la elección de líderes por un proceso de primarias. En cambio, las cosas se le comenzaron a torcer a Íñigo Henríquez de Luna cuando la que fuera todopoderosa baronesa territorial del PP dimitió tras el “caso Lezo”, que implicaba a otro de sus más estrechos colaboradores, Ignacio González. Henríquez de Luna ha anunciado hoy a través de un tuit que no solo deja él acta de concejal que aún tenía sino que abandona la militancia en el partido.

“Renuncio a unas siglas donde no me quieren, pero no a mis principios”, dice en ese mensaje en la red social. ¿Cuál es la causa? Pues según su versión que  “tras una vida defendiendo las ideas en las que creo, me comunican que ‘no doy el perfil del nuevo PP”. Lo que  le lleva “por respeto a los madrileños, coherencia y dignidad” a dejar el partido.

Almeida no tenía previsto contar con Esperanza Aguirre en su campaña

El ya ex político popular y el candidato del PP a la alcaldía de Madrid , José Luis Martínez Almeida, compitieron por la portavocía municipal tras la dimisión de Esperanza Aguirre. Génova apostó por aquel entonces por Almeida, mucho menos significado que Henrìquez de Luna con el “aguirrrismo” lo que le permitía a Mariano Rajoy renovar un partido regional que hasta ese momento había sido gobernado con mano de hierro por la ex presidenta de la Comunidad de Madrid.

En principio, y aunque el candidato popular a la alcaldía de Madrid no ha renegado del “aguirrrimo”, cosa que tampoco ha hecho el actual presidente nacional del PP, Pablo Casado, lo cierto es que Almeida ya tenía previsto romper amarras y no contar con la presencia de la ex baronesa regional en su campaña, tal y como adelantó El Independiente.

Parece que Henríquez De Luna tampoco ha encontrado acomodo en la lista a la Comunidad de Madrid, encabezada por Isabel Díaz Ayuso, que sí ha incorporado otros nombres del antiguo PP regional como David Pérez, alcalde de  Alcorcón. Almeida ha preferido contar con perfiles como el de la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy.