El número dos de la investigación policial del 1-O ha ubicado a los Jordis en la denominada “reunión del último intento”, celebrada con algunos líderes independentistas varios días antes de que fuese investido Carles Puigdemont para definir quién iba a ser el presidente de la Generalitat. Un asunto que se trató en varios encuentros celebrados el 7 y 8 de enero de 2016, uno de ellos en la sede de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), según ha explicado en el juicio del “procés” el comandante de la Guardia Civil que figura como secretario de los atestados de la investigación de los preparativos del referéndum.

El comandante ha hablado de la famosa agenda Moleskine y el documento Enfocats, que trazaba una supuesta hoja de ruta unilateral a la independencia, que se encontraron en el domicilio de Josep María Jové, número dos de Oriol Junqueras, y que constituye una de las bases de la acusación de la Fiscalía. Mientas que Enfocats era “un documento estratégico de idea”, ha explicado el testigo, la Moleskine era el documento “ejecutivo”, con “nombres, personas, cometidos y finalidades”.

En las reuniones se discutió quién iba a formar parte del Govern y cuál iba a ser el reparto de las consejerías

Era en esa agenda donde figuraban varias reuniones mantenidas entre el expresidente de la ANC Jordi Sànchez; el líder de Ómnium, Jordi Cuixart, la secretaria general de ERC, Marta Rovira (huida a Suiza), y el exconseller de Presidencia Jordi Turull, entre otros. Aunque en un primer momento ha ubicado también a Junqueras, luego ha especificado que no asistió.

En algunos de esos encuentros, según el testigo, se discutió quién iba a formar parte del Govern y cuál iba a ser el reparto de las Consellerias entre ERC y los convergentes, si bien no ha conseguido recordar exactamente en cuál. El testigo ha mencionado estos encuentros para constatar el “papel fundamental” de las organizaciones civiles en el “procés”, como así señaló Junqueras en una de las reuniones donde dijo, según el comandante, que eran “muy potentes en el campo social”.

En junio de 2016 se produjo otro encuentro al que asistió Rovira, Junqueras y Turull, junto a Puigdemont, al exconseller Raül Romeva y el expresident Artur Mas, en el que “hablan de que la única opción” es “la vía de la unilateralidad”.

Conexión entre el Govern, ANC y Òmnium

El comandante ha hecho referencia a la conexión entre el Govern, la Mesa del Parlament y las organizaciones civiles, que “convergían en algunos de sus fines”, y ha destacado la importancia de la expresidenta de la cámara catalana Carme Forcadell, que era “el canal para tramitar las leyes”.

Entre la documentación de Jové, que fue el “origen” de que llegaran a la nave donde incautaron miles de papeletas para el 1-O, también hallaron un documento en el que figuraban 52 decretos leyes sobre la implantación de la república “que tendrían que entrar en vigor el 2 de octubre”, un día después del referéndum.

También encontraron menciones al “control del territorio”, en las que se hablaba de la “necesidad de implementar un Ejército del Estado catalán” o al menos tener “una parte militar”; y de la “presión del Estado” como “vector de influencia en todo el proceso”.