Política

Macron une a Francia tras la tragedia de Notre-Dame: "Reconstruiremos esta catedral"

Emmanuel Macron atiende a la prensa ante la fachada de Notre-Dame.

Emmanuel Macron atiende a la prensa ante la fachada de Notre-Dame. EFE

«Esta noche quiero decirlo solemnemente. Esta catedral, nosotros la reconstruiremos. Me comprometo. Lanzaremos una recogida de fondos nacional, también fuera de nuestras fronteras, apelaremos a los más grandes talentos. Y la reconstruiremos».

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha comparecido esta madrugada ante las llamas que todavía devoran la catedral de Notre-Dame, en París, para asegurar el futuro del templo, símbolo mundial. «Lo peor se ha evitado», ha dicho al hacer suyas las previsiones de los bomberos: pese a la caída de la aguja y a la evaporación del techo, conseguirán salvar la estructura de piedra y la emblemática fachada norte.

Macron ha hecho un repaso por la importancia enorme de Notre-Dame para la nación francesa. «Es nuestra vida», ha dicho del templo que aguanta en pie desde hace 850 años, último vestigio de un París eterno, amenazado desde la tarde de este lunes por las llamas feroces que han consumido más de 500 toneladas de madera.

Pasada ya la medianoche, más de 400 bomberos continúan trabajando para sofocar el incendio, declarado en una de las cubiertas del edificio y que se ha extendido rápidamente por la parte central de la catedral. Tres horas después de aparecer las primeras llamas, el exterior de la catedral ya era una gran bola de fuego y caía la enorme aguja central de 93 metros, provocando también el derrumbe de parte del techo.

Los bomberos no han sido capaces de asegurar la contención de las llamas, aunque tras horas de dura batalla han conseguido enfriar la estructura y evitar que el fuego alcance la fachada norte y las dos torres principales. Periodistas presentes en la zona, no obstante, aseguran que la elevada temperatura ha hecho añicos tesoros como los principales rosetones que decoraban las fachadas del monumento.

Los agentes que luchan contra el devastador fuego se han convertido en los héroes de la noche. Como tras un atentado, miles de personas se han concentrado frente al monumento en llamas rezando, cantando o mirando atónitos el dantesco espectáculo. Por lo general había silencio, roto cada vez que llegaba una patrulla de bomberos, recibidos entre grandes ovaciones.

La Fiscalía francesa ha iniciado una investigación sobre las causas del incendio, aunque priorizan la hipótesis de un accidente involuntario. La enorme cantidad de madera en la estructura del edificio habría favorecido la rápida expansión de las llamas. Aunque Notre-Dame no se derrumbará.

Los portavoces de la catedral también han confirmado que los protocolos de emergencia han permitido evacuar obras de arte y otras piezas como los santos sacramentos, la corona de espinas de Jesucristo o los clavos de su crucifixión. Obras de mayor tamaño no han podido ser evacuadas en un primer momento, y todavía no hay datos concluyentes sobre el estado del interior del edificio.

Comentar ()