Política

Una veintena de directivos de Canal Sur gana más que el presidente de la Junta andaluza

La diferencia con el salario de Moreno Bonilla llega a representar hasta el 20 % / El Ejecutivo de Susana Díaz impuso hace cinco años que ningún alto cargo podría cobrar más que el jefe del Gobierno autonómico, limitación que se sigue incumpliendo

logo
Una veintena de directivos de Canal Sur gana más que el presidente de la Junta andaluza
El subdirector general de la RTVA, Joaquín Durán, departe con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (Cs).

El subdirector general de la RTVA, Joaquín Durán, departe con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (Cs). CANAL SUR

Resumen:

Una veintena de directivos de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA) sigue cobrando más que el presidente de la comunidad, a pesar de que la Ley autonómica de Presupuestos establece desde hace cinco años que las retribuciones de los altos cargos no pueden exceder la cantidad que percibe el titular de la Presidencia de la Junta.

El subdirector general de Canal Sur (Joaquín Durán), la directora gerente (Carmen Estero), 17 directivos más y dos auditores tienen sueldos superiores al que disfrutó la socialista Susana Díaz y al que tiene asignado el sucesor de ésta, el popular Juan Manuel Moreno Bonilla. En la mitad de los casos, la diferencia salarial roza el 20 %.

De acuerdo con los datos oficiales a los que ha tenido acceso El Independiente, las retribuciones individuales de 11 directivos de la cadena autonómica ascendieron el pasado año a 78.522,77 euros, frente a los 65.090,88 euros que la Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía preveía para la presidenta autonómica. Con la revisión aplicada del 1,72 %, el sueldo de Moreno Bonilla alcanzará este año los 66.230 euros, lo que mantiene al andaluz entre los jefes de los gobiernos autonómicos con salarios más bajos.

Los emolumentos de Susana Díaz fueron superados por otros cinco directivos de Canal Sur que percibieron 73.450,36 euros, dos titulados superiores (69.200 euros), un jefe de departamento (68.300 euros) y dos auditores (68.200 euros).

La estructura salarial en los niveles máximos de la RTVA incumple la política de sueldos en el sector público que el Gobierno del PSOE estableció en la Ley del Presupuesto para el ejercicio de 2014. En el artículo relativo a las retribuciones de los altos cargos se incorporó un apartado que establecía que, «en ningún caso, las retribuciones íntegras anuales por todos los conceptos dinerarios, incluida la productividad y cualquier otro incentivo o concepto, de los altos cargos» podrían superar las fijadas para «la persona titular de la Presidencia de la Junta de Andalucía». Ese tope se ha venido manteniendo año tras año, estando vigente en la actualidad al haber sido prorrogadas las cuentas de 2018.

Limitación de sueldos de los altos cargos que establece la Ley del Presupuesto para la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Limitación de sueldos de los altos cargos que establece la Ley del Presupuesto para la Comunidad Autónoma de Andalucía.

La RTVA, que tiene la forma jurídica de agencia pública empresarial, no escapa a esta limitación. La Ley del Presupuesto incluye a este tipo de entes entre los integrantes del sector público junto a agencias administrativas, agencias de régimen especial, sociedades mercantiles, consorcios, fundaciones, la propia Administración de la Junta de Andalucía y las universidades de titularidad pública de su competencia.

Canal Sur tiene una plantilla formada por 1.509 empleados, cuyas nóminas absorben más de la mitad de su presupuesto anual

A falta de que concluya la auditoría de las cuentas correspondientes a 2018, Canal Sur gestionó el pasado año un presupuesto de 155,6 millones de euros, de los que unos 87 millones (el 56 %) se destinaron a pagar las nóminas de los 1.509 trabajadores que integran su plantilla (1.232 en la radio y televisión y 277 en la agencia pública empresarial).

El 90,2 % de los ingresos que manejó procedían de las transferencias de financiación aportadas por la Junta de Andalucía, correspondiendo el resto básicamente a la explotación publicitaria (14,7 millones, lejos de los 21,2 millones presupuestados). Si se tiene en cuenta que la comunidad tiene una población de 8,4 millones de habitantes y el Ejecutivo autonómico inyecta 140,36 millones, Canal Sur le cuesta a cada andaluz unos 16,7 euros al año.

La RTVA tiene garantizada esta año su financiación merced al contrato-programa que el Consejo de Gobierno aprobó el 27 de diciembre de 2016 para el trienio 2017-2019 y por el que se comprometía a consignar en el presupuesto de cada uno de esos ejercicios 139,5 millones de euros en concepto de transferencias de explotación “como contrapartida y compensación específica por los compromisos de servicio público esencial audiovisual que se presta a la ciudadanía andaluza”.

Modelo de financiación, renovación de cargos…

Así, el bipartito (PP-Cs) tendrá que decidir a final de año si firma un nuevo contrato-programa -y con qué cantidad- o si bien opta por otra fórmula que garantice a la cadena pública los fondos que necesita para llevar a cabo sus emisiones.

Antes de definir el modelo económico, el Ejecutivo andaluz tendrá que resolver otra cuestión: la renovación de los órganos de gobierno de Canal Sur, con un director interino desde hace seis años y con un consejo de administración con el mandato vencido desde mayo de 2014 y cuya composición sigue reflejando los resultados que depararon las elecciones autonómicas de 2008. A finales de marzo, el Gobierno dio dos semanas al resto de grupos parlamentarios para llegar a un acuerdo, plazo que se ha cumplido holgadamente y siguen sin producirse avances.

El llamamiento al consenso se produce dado que el Gobierno andaluz, que ha propuesto para la dirección general a la actual gerente (Carmen Estero) y como presidente del consejo de administración al periodista granadino Rafael Porras, no tiene la mayoría cualificada requerida para acometer la renovación. La falta de acuerdos con la oposición le llevará previsiblemente a imponer los cambios vía decreto.

En cumplimiento del vigente Estatuto de Autonomía, la Ley de la Radio y Televisión de Andalucía, establece en su artículo 18 que la elección de la persona titular de la Dirección General de la RTVA ha de hacerse por una mayoría de dos tercios. Ello exige el voto favorable de 72 de los 109 diputados que integran la Cámara autonómica, cifra alejada de los 59 escaños que suman PP (26), Cs (21) y Vox (12).