El humorista Volodimir Zelenski se ha impuesto en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania, celebradas este domingo, con el 73,09 por ciento de los votos derrotando así a su rival, el presidente saliente Petro Poroshenko que ha obtenido el 24,57 por ciento de los votos, según ha confirmado la comisión electoral del país tras haber escrutado el 80,78 por ciento de los votos.

La participación de los ciudadanos en estos comicios ha sido del 62,07 por ciento. Volodimir Zelenski ha ganado en todas las áreas, excepto en la región de Lviv donde Poroshenko ha obtenido el 64,5 por ciento de los votos. Las primeras encuestas a pie de urna otorgaban al actor más del 70 por ciento de los sufragios.

Tras conocerse estos sondeos, el propio Zelenski ha manifestado su agradecimiento a los ucranianos y a su familia por su apoyo en una comparecencia desde la sede de su campaña en Kiev. «Lo hemos logrado juntos», ha destacado.

Zelenski ha mencionado expresamente a sus padres, pero también a su esposa, a su equipo, a toda la gente que ha participado en su campaña y al estudio Kvartal 95, el que le catapultó a la fama. Además ha agradecido la labor de los periodistas, las fuerzas de seguridad, el servicio secreto y el Ejército y los voluntarios «que defienden Ucrania». Igualmente ha agradecido a quienes le han apoyado y también a quienes han votado a favor de su rival, Poroshenko. «Os prometo que nunca os abandonaré», ha asegurado.

Poroshenko reconoce su derrota

Por su parte, el millonario Poroshenko ha comparecido también para reconocer su derrota, pero ha anunciado que no renuncia a la política. En ese sentido, ha advertido a Zelenski que tendrá «una oposición muy fuerte», aunque se ha mostrado dispuesto a colaborar con su rival hasta que «se haga al cargo».

En cualquier caso, ha destacado que las elecciones han sido «honestas, transparente y conforme a los estándares europeos». «En codiciones de guerra, mantenemos la democracia», ha remachado en referencia al conflicto abierto con las milicias separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk.

«Dejo el cargo, pero quiero subrayar que no dejo la política», ha asegurado desde la sede de su candidatura inmediatamente después de conocerse los resultados de los sondeos a pie de urna. «Sigo en política. Lucharé por Ucrania y quiero explicar por qué: porque nuestro equipo debe proteger los logros que juntos hemos ganado como pueblo ucraniano en circunstancias extremadamente difíciles durante estos cinco años», ha apuntado.

Así, ha subrayado la necesidad de proteger la estrategia europea y euro-atlántica, «esas fronteras que hemos alcanzado durante estos cinco años y que, desgraciadamente, ahora están amenazadas». «Nuestro equipo las defenderá. Nuestro equipo defenderá el rumbo hacia la adhesión a la Unión Europea y la OTAN», ha añadido.