«Comparando a Ada Colau con Elsa Artadi o Neus Munté no hay color, y ya no la comparo con un hombre». Artur Mas ha aterrizado hoy en la campaña municipal de JxCat en Barcelona con toda la artillería en contra de la alcaldesa de Barcelona y el máximo oponente de JxCat, Ernest Maragall. «Colau frena Barcelona, y Maragall la dormirá» ha asegurado el ex presidente catalán, tras explicar convencido que «que Madrid no es París porque existe Barcelona».

En campaña electoral, jugar en casa es una ventaja, pero también entraña sus riesgos. El primero: sentirse tan cómodo con un público amigo que olvides los límites del discurso y acabes pisando al candidato. Es lo que le ha pasado esta noche a Artur Mas, ex presidente de la Generalitat y «telonero de lujo» de Elsa Artadi en el mitin organizado por JxCat en el barrio de Sant Gervasi. Un distrito tradicionalmente convergente que en las elecciones del 28-A se tiñó de amarillo, el de Esquerra, y al que Junts ha acudido con toda la artillería para recuperar apoyos: Mas, Xavier Trias, Neus Munté y la compañera de Quim Forn, Laura Masvidal, para que a los vecinos les quede claro que el 26 de mayo no pueden equivocarse de papeleta independentista.

Ernest Maragall ha sido objetivo de casi tantos ataques como Ada Colau en un mitin centrado en dejar claro que la disyuntiva, ha advertido Artadi, «no es Colau o Maragall» porque es «Colau más Maragall». La única alternativa de voto útil, ha asegurado Mas, es el tándem integrado por Forn y Artadi.

Pero el ex president no se ha contentado con alertar contra el pacto ERC-BCN en Comú que ya han dibujado Maragall y Colau. Ha atacado además a la línea de flotación del candidato republicano: la edad. «Ernest Maragall no es el cambio, su mejor momento fue en los 80’s y 90’s y estamos en 2019, con un mandato que acabará en 2023». Un Mas desatado -que ha iniciado su intervención auto parodiándose con su personaje de Polónia- ha obviado a Jaume Collboni (PSC) y Josep Bou (PP), pero se ha parado en Manuel Valls para reconocer que «Valls sí representa un cambio, pero hacia el infierno».

Valls sí representa un cambio, pero hacia el infierno» asegura Artur Mas

El ex president ha alertado, como antes Munté y Trias, que JxCat debe luchar contra las encuestas que dan un severo correctivo a los neoconvergentes y ha reclamado movilización para dar la vuelta a unos sondeos que muestran que todavía queda un 40% de indecisos que pueden dar la vuelta a los resultados.

Una movilización en la que será clave para JxCat rentabilizar el papel de los procesados por el 1-O, de ahí la candidatura de Forn y la presencia, en buena parte de sus mitines, de su compañera, Laura Masvidal. Ha insistido en que «la represión se ha encarnizado en nuestros representantes, como Quim, que es un preso político del Estado Español» y ha advertido que estas elecciones no van de programas para Barcelona porque «lo que está en juego es el marco democrático».

Un hilo retomado después por Artadi, que ha señalado los más de 500 días en prisión de su cabeza de lista para reclamar una victoria «por los presos y los exiliados». La candidata ha señalado además, como Trias y Munté, que el distrito es el gran olvidado de la gestión de Colau, «por dejación y sectarismo».