Europa | Política

Arrancan las elecciones europeas en Reino Unido con el Partido del Brexit en cabeza

Vencer la abstención es el gran reto de los mayores comicios transnacionales del mundo, que celebran los 28 hasta el domingo

logo
Arrancan las elecciones europeas en Reino Unido con el Partido del Brexit en cabeza
Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, en su colegio de votación en Biggin Hill, Kent.

Nigel Farage, líder del Partido del Brexit, en su colegio de votación en Biggin Hill, Kent. EFE

Resumen:

El Brexit vuelve a las urnas. Esta vez en forma de un partido que abandera el euroescéptico Nigel Farage, en cabeza en las últimas encuestas con un 37% de los votos, según YouGov. El Partido del Brexit se impondrá en el Reino Unido en las elecciones europeas que comienzan hoy con el voto de británicos y holandeses.

Los británicos acuden a las urnas con la primera ministra, Theresa May, convertida en un auténtico cadáver político. Su último intento por salvar su plan para el Brexit, que contempla la posibilidad de un segundo referéndum y ha sido rechazado por la oposición laborista y por sus correligionarios, y la previsible victoria del Partido del Brexit van a terminar por sepultar a la hasta ahora incombustible May. Los holandeses depositan su papeleta con la imagen fresca del cara a cara, en la noche del miércoles, entre el populista Thierry Baude, y el primer ministro liberal, Mark Rutte.

Casi 420 millones de europeos de 28 países de la Unión Europea están convocados a las urnas en las mayores elecciones transnacionales del mundo. Los irlandeses votarán el viernes; los checos viernes y sábado; eslovacos y letones el sábado; y los demás, incluida España, el domingo 26 de mayo.

La participación media en 2004 apenas llegó al 42,6%. El primer desafío de los Veintiocho es vencer al partido de la abstención, especialmente elevada en Europa Central y Oriental. Solo una tercera parte de los llamados a votar lo hicieron en Eslovaquia, República Checa, Polonia, Eslovenia, Croacia y Hungría. El voto es obligatorio en Bélgica, Bulgaria, Chipre, Grecia y Luxemburgo. En Eslovaquia solo votó el 13,05%.

El departamento de Comunicación del Parlamento Europeo se ha volcado en las redes sociales para atraer a los votantes. En un vídeo se recuerda cómo “juntos trabajaremos por la paz, la igualdad, los derechos humanos”. Son imágenes reales de nacimientos grabados por parejas de Grecia, Dinamarca, República Checa y Hungría. El video, bajo el título Elige tu futuro, se ha reproducido 131 millones de veces desde el 25 de abril, fecha de su lanzamiento.

Como el Reino Unido de momento sigue en la Unión Europea, el Parlamento Europeo, con sede en Estrasburgo y Bruselas, tendrá 751 escaños, igual que en la legislatura saliente.

Cuando se haga efectivo el Brexit, el número de diputados se reducirá a 705 y varios países contarán con más escaños, entre ellos España que pasará de los 54 actuales a 59. Parece improbable que sea antes del 31 de octubre, víspera de Halloween, y justo antes de que se forme la nueva Comisión Europea.

Pero el Reino Unido sigue en la Unión Europea, mal que les pese a los que votaron por la salida el 23 de junio de 2016, y a la primera ministra, Theresa May, que ya es un cadáver político viviente. En el último sondeo de YouGov para The Times, el Partido del Brexit, recién fundado para concurrir en estos comicios, obtendría un 37% de los votos, a gran distancia de los liberaldemócratas, partidarios de seguir en la UE, que lograría un 19%.

El batacazo es brutal para los partidos tradicionales: los laboristas serían terceros con un 13% y los tories apenas tendrían un 7% de los votos y serían adelantados por los Verdes (12%). Change UK, claramente europeísta, tendría un 4%. Por bloques, resulta difícil hacer la suma ya que Corbyn no es un europeísta convencido ni defiende un segundo referéndum.

Otra encuesta da al partido de Farage un 33% (26 escaños) y a los liberaldemócratas un 16% (12 escaños), muy cerca de los laboristas con 17% (14 escaños). Los tories apenas tendrían un 10% de los apoyos y siete eurodiputados. En el Reino Unido están en juego 73 escaños, que en teoría no acabarán la legislatura.

Si logramos una gran victoria del Partido del Brexit, nos podremos librar de May muy rápido. Puede que de Corbyn también”, dice Farage

“Si logramos una gran victoria del Partido del Brexit, acabaremos con cualquier pensamiento sobre un segundo referéndum, porque los remainers se darán cuenta de que no pueden ganarlo. Si las encuestas aciertan nos podremos librar de May muy rápido. Puede que de Corbyn también”, ha declarado Farage en un debate organizado por The Telegraph.

El eco de estos sondeos y las escasas expectativas del último plan del Brexit de May han hecho temblar los cimientos del Partido Conservador. En la noche del miércoles ha presentado su renuncia Andrea Leasom, quien lidiaba con loss diputados tories en el Parlamento.  Los más optimistas dan a May tiempo hasta el lunes, pero muchos creen que ni siquiera llegará hasta entonces si el paso dado por Andrea Leadsom abre de nuevo la caja de Pandora de las estampidas.

A Farage y su Partido del Brexit le beneficia la falta de claridad de los políticos tradicionales, tanto entre los conservadores como los laboristas, sobre cómo poner en marcha el Brexit. El hecho de que los británicos tengan que votar en las europeas distorsiona el resultado global, pero no había otra opción mientras sigan sin ejecutar la salida.

En el debate con el europeísta Vince Cable, Farage ha arremetido contra los defensores de que el Reino Unido permanezca en la UE, quienes, a su juicio, consideran a los defensores del Brexit “como estúpidos, ignorantes y racistas, se creen moralmente superiores, y por eso vivimos en un país dividido”.

Farage, principal artífice del éxito del al Brexit en junio de 2016, no ha tenido que lidiar con su puesta en práctica y ha seguido dando guerra en el Parlamento Europeo esta legislatura. En 2014 el UKIP también fue el partido más votado y logró 24 escaños, seguido por los laboristas con 20. La participación apenas fue de un 35,6%. Farage ha sido presidente del Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa. Ha anunciado que optará a un escaño en Westminster en las próximas generales.

El populista de moda en Países Bajos

También en Países Bajos, donde este jueves también acuden a las urnas, Thierry Baudet, de 36 años, líder del Foro por la Democracia (FvD), es la nueva estrella populista en ascenso. En su discurso después de la reciente victoria en elecciones provinciales, invocó a Minerva, diosa de la sabiduría, símbolo de la civilización europea, amenazada por la inmigración. Baudet dice que la UE es “un caos completamente antidemocrático” y asegura que su existencia es “una vergüenza”.

El Foro por la Democracia puede lograr cinco eurodiputados de los 26 en liza, igual número que los liberales del primer ministro, Mark Rutte, que ha aceptado un cara a cara en televisión con Baudet, algo muy criticado por el resto de los candidatos. El Foro de Baudet se va a integrar en el Grupo de Conservadores y Reformistas, junto a los polacos de Ley y Justicia, y a ODS, del Spitzenkandidat, el checo Jan Zahradil.

De Países Bajos procede el Spitzenkandidat del Grupo de los Socialistas en el Parlamento Europeo, el ex ministro de Exteriores y actual vicecomisario Frans Timmermans. Aunque los socialistas serán el segundo grupo más votado, los resultados en los Países Bajos serán peores que en 2014, solo dos eurodiputados.

El nuevo Parlamento Europeo nace condicionado por la presencia de estos eurodiputados británicos que tienen un pie fuera pero que, en el caso de los seguidores de Farage, llegan con ganas de incordiar. Es una muestra más del populismo que ha llegado a la mayoría de los países de la UE con el objetivo de transformar la Unión Europea.

No hay todavía un demos europeo. Son 28 elecciones nacionales en las que se elige un Parlamento transnacional”, señala Ignacio Molina

“No hay todavía un demos europeo. Son 28 elecciones nacionales en las que se elige un Parlamento transnacional”, señalaba Ignacio Molina, investigador del Real Instituto Elcano, en un foro sobre las elecciones europeas, organizado el martes en la Fundación Botín. “En muchos países, aunque en España aún no, en las elecciones europeas se vota diferente, en función de que los partidos sean más europeístas o menos, o antieuropeístas”, añadía Molina. Las listas transnacionales, que defienden claramente los liberales y el presidente francés, Emmanuel Macron fueron rechazadas por el PPE, partido mayoritario en la Cámara en la legislatura que ahora concluye.

Partidos tradicionales sin mayoría

La primera consecuencia del ascenso de los nuevos partidos (populistas por un lado, pero también la nueva pujanza de verdes y liberales) será que en el nuevo Parlamento Europeo los dos grandes partidos, populares y socialdemócratas, por primera vez en su historia no contarán juntos con la mayoría de los 751 escaños. Ya no será posible formar una gran coalición. Perderán más de 40 escaños cada grupo y se quedarán lejos de la mayoría de 376 eurodiputados.

El Partido Popular Europeo, encabezado por el alemán Manfred Weber, logrará unos 170 escaños, y los socialistas tendrán unos 144. La Alianza nacionalista que abandera Salvini puede lograr unos 75 eurodiputados, los conservadores y reformistas, 55, y Brexit y 5 Estrellas unos 48. La izquierda más euroescéptica puede alcanzar los 50 escaños.

Habrán de contar populares y/o socialistas con los liberales, que rondarán centenar de eurodiputados con En Marche de Nathalie Loiseau, ex ministra de Asuntos Europeos con el presidente Macron. Y con los pujantes Verdes, encabezados por el holandés Bas Eickout, y la alemana Ska Keller, que conseguirán más de 55 escaños, según las proyecciones de Politico. Timmermans incluso se ha mostrado más favorable a unir sus fuerzas a liberales y verdes para formar una alianza que vaya “desde Tsipras a Macron”.

Empezará una nueva era en la que habrá que buscar consensos transversales entre todos los europeístas porque los euroescépticos serán más fuertes, tendrán más garra y con su objetivo claro será paralizar y enmarañar el proyecto europeo.