Europa | Política

Demostración de fuerza de Salvini y Le Pen con una concentración masiva de la ultraderecha en Milán

"La elección del 26 de mayo es entre el futuro y el pasado", dice el líder de la Liga, arropado por otros 11 partidos nacionalistas de la Unión Europea, entre los que no estaba Vox

logo
Demostración de fuerza de Salvini y Le Pen con una concentración masiva de la ultraderecha en Milán
Concentración de partidos de ultraderecha en Milán.

Concentración de partidos de ultraderecha en Milán. EFE

Resumen:

“La Europa del sentido común. La Revolución depende de vosotros”. Con este llamamiento el líder de la Liga y viceministro del Interior, Matteo Salvini, ha convocado en Milán a otras 11 formaciones ultranacionalistas europeas. Entre los dirigentes que han arropado a Salvini han estado en la Plaza del Duomo la francesa Marine Le Pen, y el holandés Geert Wilders. “Estamos viviendo un momento histórico: la liberación de nuestros países de Bruselas”, ha dicho Salvini. “La élite contra el pueblo. Hemos de dejar atrás a Merkel, a Soros y al Islam”, es el lema de esta “revolución de los patriotas”.

“Aquí estamos los que no nos resignamos a un futuro de pobreza y esclavitud”, ha declarado Salvini, aclamado por decenas de miles de simpatizantes. “Lo que estamos haciendo lo hacemos por nuestros hijos e hijas”, ha remarcado. “Nosotros amamos nuestra tierra, nuestros hijos y nuestros valores”. Ha negado que sean extremistas, racistas o fascistas. Extremistas son los que gobiernan en la UE desde hace 20 años”.

El objetivo de la concentración es sobrepasar los 100.o00 asistentes. Los organizadores han asegurado que se ha conseguido. También esta manifestación es una prueba de fuerza de los soberanistas con vistas a las elecciones del 26 de mayo, en las que las fuerzas ultranacionalistas abanderadas por Salvini quieren tener poder para bloquear a lo que denominan “élites burocráticas de Bruselas”.

El líder de la Liga Norte italiana, Matteo Salvini, en una concentración de formaciones de ultraderecha en Milán.

El líder de la Liga Norte italiana, Matteo Salvini, en una concentración de formaciones de ultraderecha en Milán. EFE

“El 26 de mayo afrontamos una elección entre el pasado y el futuro”, clama Salvini. La Liga es favorita en los sondeos y puede rondar el 30% de los votos en Italia. “Europa no es Macron ni Juncker, sino nuestros agricultores masacrados por los burócratas europeos”, ha señalado el viceprimer ministro italiano.

“Es una batalla de David contra Goliat, pero es una batalla que depende de vosotros. Y estoy encontrando a miles en toda Italia, personas que están tomando entre sus manos su futuro”, ha señalado.  “¿Quién ha traicionado a Europa? La élite y los poderes que han ocupado esta Europa en el nombre de las finanzas, de los bancos, de la especulación y de la inmigración sin control”, añade Il Capitano, como le llaman sus admiradores.

Salvini ha empezado su intervención al terminar Nessun Dorma (Vinceró). Y ha terminado invocando a la Virgen María (“la Señora que nos mira desde el cielo”), si bien su devoción no le ha impedido criticar al Papa Francisco por sus ataques a Salvini por su política de cierre de puertos a la llegada de inmigrantes. En Milán también había organizada una contramanifestación contra Salvini bajo el lema de “Nunca más Salvini”. Numerosos balcones ondeaban este lema.

Junto a Salvini, Marine Le Pen y Geert de Wilders, han secundado la llamada de los “patriotas europeos” partidos nacionalpopulistas de Bulgaria, República Checa, Eslovaquia, Estonia, Dinamarca, Finlandia, Alemania y Austria. En Austria atraviesan un momento muy delicado, ya que el número dos del Gobierno, el populista Strache se ha visto obligado a dimitir al difundirse un vídeo en el que negocia con una supuesta oligarca rusa a cambio de apoyo electoral.

Vox, que estaba invitado a sumarse a esta alianza, no ha acudido. El partido español aún no ha decidido a qué grupo político europeo sumarse. La alianza que promueve Salvini no es el único grupo político del Parlamento Europeo euroescéptico. Los grandes ausentes este sábado en Milán han sido el Fidesz de Viktor Orban, que aún se integra en el Partido Popular Europeo, y el polaco Ley y Justicia, que junto al ODS checo, que lidera Jan Zahradil, está en los Conservadores y Reformistas, también euroescépticos, aunque prefieren presentarse como “euro-realistas”.

El 26 de mayo Reagrupación Nacional, que lidera Marine Le Pen, tiene grandes posibilidades de encabezar o empatar con la República En Marcha, apadrinada por el presidente, Emmanuel Macron. Jordan Bardella, de apenas 23 años, es el número uno de la formación ultranacionalista francesa.

Marine Le Pen ha sido una de las dirigentes más aclamadas en la Plaza del Duomo milanesa. La multitud ha ondeado banderas azules con el lema “Prima L’Italia” (Primero Italia). O “L’Italia del buon senso” (La Italia del sentido común).

La líder ultranacionalista francesa ha dado muestras de su proteccionismo, tan popular en la estatalista Francia. “No queremos esta Europa que somete a los trabajadores a la globalización salvaje.  No queremos una sociedad de la locura fiscal, de la competitividad generalizada, de todos contra todos”, ha señalado Le Pen.

“Decimos no a la inmigración que pone en peligro nuestra civilización y nuestra sociedad. Queremos vivir en nuestros países como queremos. En Francia como franceses, en Italia como italianos, en Europa como europeos”, ha añadido Le Pen, que libra un pulso en este 26 de mayo en Francia contra Macron que va más allá de las elecciones europeas.

Es la Europa de Macron frente a la Europa del soberanismo lo que está en juego. Marine Le Pen lo plantea en términos de plebiscito,  muy centrado en la cuestión migratoria e intentando rentabilizar la ira de los llamados chalecos amarillos.

A juicio de la líder de Reagrupación Nacional, “esta manifestación es el acto fundador de la revolución pacífica democrática que tiene protagonista a nuestros pueblos. Afrontamos el  futuro  juntos como una alianza europea de Naciones con el fin de conseguir la prosperidad.  Seremos una alianza de naciones libres, que respeta la voluntad de sus pueblos.

Parafraseando el himno de Francia, La Marsellesa, Le Pen ha concluido: “Queridos amigos: ha llegado el momento. Hijos de las patrias, ha llegado el momento de la gloria. Escribiremos juntos el futuro de Europa. El 26-M haremos la revolución juntos”.

Por el Partido de la Libertad de Holanda ha intervenido Geert Wilders, que con gran entusiasmo ha confundido italiano y español. Ha sido quien más ha incidido sobre el gran riesgo de “islamización en Europa”.

“Las élites políticas en Bruselas no son de fiar. Quieren imponernos sus leyes. Quieren robarnos nuestra identidad y nuestra seguridad. Quieren inundar nuestras naciones con más inmigrantes. No podemos permitirlo. Debemos limitar la inmigración y parar la islamización”, ha dicho en inglés.

En su breve intervención, De Wilders ha remarcado varias veces: “Basta con el Islam”. Y ha elogiado a Salvini, el gran triunfador dentro de esta alianza de soberanistas. “Mi amigo Matteo Salvini ha cambiado la política italiana. Es un ejemplo para nosotros. Basta de barcos con inmigrantes ilegales. Matteo sabe cómo decir NO. Europa necesita más Salvinis”.

Las elecciones que se celebran en los Veintiocho entre el 23 y el 26 de mayo serán decisivas para saber si hay más Salvinis y menos Europa.