Pedro Sánchez ha aterrizado este jueves en Barcelona para impulsar la campaña de Jaume Collboni a la alcaldía, pero también para pasar cuentas con los independentistas. Sin mencionar en ningún momento a Oriol Junqueras o a ERC, el presidente del Gobierno ha recriminado a los separatistas su veto a Miquel Iceta, cuando la semana pasada impidieron su designación como senador autonómico.

«Siempre vetan al partido socialista porque representa lo que no quieren para Cataluña, una Cataluña que quiere a España y una España que quiere a Cataluña, una sociedad integradora» ha denunciado ante las 2.000 personas que han acudido mitin central socialista.

Sánchez, que ha presentado a su partido como el único garante de la convivencia, ha lamentado que «desgraciadamente hace una semana a una persona que ha defendido la convivencia le vetó el independentismo en Cataluña» y ha recordado que lo mismo hicieron antes con los Presupuestos «más sociales de los últimos siete años».

El líder del PSOE no se ha referido a la polémica sobre la suspensión de los diputados independentistas procesados por el 1-O, que la presidenta de la Mesa, Mertixell Batet, ha pospuesto hoy de nuevo a la espera de un informe de los letrados del Congreso. Pero sí se a la sesión de constitución, en la que asegura haber visto «una derecha desubicada, otra desconcertada por la derrota y la tercera desaforada» en referencia a Cs.

La derecha solo tiene proyectos de supervivencia personal» afirma Sánchez

Tres partidos a los que ha acusado de estar sumidos en la batalla interna por la primacía de la derecha, olvidando las propuestas para la gente. «Los naranjas, los azules y los verdes parece que jueguen al parchís» sólo pendientes «de quien se come al otro. Somos los únicos que hablamos de proyecto, el resto solo tiene proyecto de supervivencia personal. Las elecciones no van de supervivencia de lideres de derecha, van de la supervivencia del estado de derecho».

Barcelona sometida al independentismo

El líder del PSOE ha alertado además, como han hecho antes todos los oradores, del peligro que supone que la capital catalana caiga en manos independentistas. El candidato Collboni lo ha expresado muy gráficamente: «la diferencia entre Maragall y yo es que él es amigo del señor Torra y yo del presidente Pedro Sánchez».

Collboni ha advertido del riesgo de que el independentismo se haga con la capital catalana «por la puerta de delante, Maragall, o por la de detrás con Ada Colau» y ha apelado  a los votantes socialistas «que un día confiaron en Colau». También lo ha hecho con los «votantes moderados», a los que ha pedido «confianza si quieren buen gobierno que solucione problemas, eficaz, que dé seguridad, que vuelva a gobernar bien Barcelona como se ha hecho siempre con alcaldes socialistas».

«La elección en Barcelona es sencilla» ha advertido el alcaldable, «un gobierno pro independencia o un alcalde socialista». Collboni ha recordado además que Maragall ha asegurado esta semana que «los socialistas hemos renunciado a ser catalanes» por rechazar la independencia. «Basta ya», ha reclamado, «somos catalanes, catalanistas y no independentistas».

«La elección es entre progreso o proceso independentista» ha concluido tras apuntar que Ada Colau «ha fracasado» en la gestión de la ciudad y «no es de fiar, no es clara», según los propios vecinos.

Collboni ha contado con el apoyo de la alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat, Nuria Marín, que ha dirigido sus ataques a los comunes. «Hace cuatro años las alcaldías del cambio venían dando lecciones» ha asegurado, convencida de que tras este mandato los socialistas han demostrado que «gobernamos mejor que ellos los ayuntamientos, cumplimos los compromisos, no engañamos a nadie, en materia de vivienda, social, cultural, educativa».

Marín se ha referido además al punto débil de la alcaldesa de Barcelona, criticada por nula relación con los poderes económicos. «Nosotros trabajamos para atraer riqueza, para generar oportunidades de trabajo. Srs del cambio no nos vengan a dar lecciones, no las admitimos» ha concluido la alcaldesa de Hospitalet.

Borrell y el ejemplo del Brexit

El cabeza de lista a las europeas, Josep Borrell, se ha referido también a los independentistas, a los que ha puesto ante el espejo de la crisis del Brexit, advirtiendo de las consecuencias de la ruptura en «un mundo de gigantes».

«Los británicos lo van a aprender pronto, si logran encontrar la puerta de salida» ha ironizado. «Cómo podían pensar en Cataluña que podían salir de España fácilmente viendo lo difícil que es que  Gran Bretaña deje la UE».

Junto a Borrell, el candidato socialista a la presidencia de la Comisión Europea, Franz Timmermans, ha recordado a los independentistas que «fuera del estado de derecho no hay democracia, no hay solución a nada. Las leyes garantizan los derechos y se cambian a través del dialogo para sumar mayorías» ha añadido.