La todavía alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha comparecido con su equipo de Más Madrid al borde de las lágrimas. El instrumento que creó la magistrada para superar a la marca Ahora Madrid ha fracasado. «Hemos ganado las elecciones, pero no vamos a poder seguir gobernando», ha lamentado Carmena. «Ya no voy a poder seguir siendo alcaldesa. No es el resultado que esperábamos».

Rápidamente la prensa la ha preguntado por la alternativa de Madrid en Pie Municipalista (40.000 votos), pero la regidora, que ha sacado un 31% frente a un 24% del PP, ha descartado culpar a su ex concejal de Economía Carlos Sánchez Mato: «Yo no culpo a nadie», ha dicho, «no se me ocurre en absoluto. Quienes han generado una candidatura habrán sido conscientes».

«Me gustaría trasladar a todos los madrileños, trasladarles el seguimiento y el apoyo que he tenido de ellos. Estoy felicísima del equipo». Rita Maestre, su portavoz municipal, se enjuagaba los ojos. «Madrid seguirá siendo una grandísima ciudad progresista, abierta, solidaria».

Preguntada si podría gobernar con Ciudadanos, rápidamente Carmena ha respondido «no no, lo descarto».  Sobre su posible dimisión -ella misma había dicho que se retiraría de la política si no conseguía repetir mandato en el Palacio de Cibeles-, la jueza ha pedido tiempo para reflexionar y tomar una decisión.