Política

La derecha gana en Madrid y salva a Casado del desastre

"Mañana empieza todo. El PP ya ha iniciado la remontada. Hemos vuelto. Hay un PP para décadas", proclama el líder popular

Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado y José Luis Martínez Almeida, en la noche electoral.

Isabel Díaz Ayuso, Pablo Casado y José Luis Martínez Almeida, en la noche electoral. EFE

El triunfo del centro derecha en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, aunque pendientes ambos de un proceso de negociación y pacto a tres bandas, ha salvado del desastre al PP en general y a Pablo Casado en particular. Frente a muchos sondeos que auguraban la pérdida generalizada de poder territorial para los populares, sólo en Madrid el líder del primer partido de la oposición conservará el ejecutivo autonómico y desalojará a la emblemática Manuela Carmena del Palacio de Cibeles. Un doblete posible, dada la situación de «empate técnico» entre el bloque centro-derecha y el de la izquierda que daban encuestas como la publicada por El Independiente, pero que podría no haberse materializado.

Madrid, pues, salva a Pablo Casado. La del 26-M ha sido una noche enormemente compleja que no terminará de desbrozarse hasta dentro de unas semanas cuando se abran conversaciones y se alcancen, o no, pactos en comunidades y ayuntamientos. Pero, de momento, las cuentas no le han salido del todo mal, a pesar de haber perdido La Rioja. El PP conserva Castilla y León y Murcia, puede gobernar en Aragón, y recuperar ayuntamientos como Zaragoza, Oviedo, Albacete, Cáceres, Córdoba o Granada. Málaga estuvo al borde del precipicio, pero se conservó, así como Almería. Asimismo pueden gobernar León, Palencia y Burgos. En Navarra han ganado, eso sí, junto a UPN y Ciudadanos, pero otro triunfo a fin de cuentas.

El PP «mejorará lo que tenga que mejorar», ha anunciado Casado

Desde que la política se ha convertido en un cálculo de expectativas, y éstas decían que Casado tenía todas las papeletas para terminar de poner los clavos de su ataud tras los exiguos resultados de las generales, estas locales, autonómicas y europeas le han sacado del atolladero interno. Ya lo dijo en un escenario improvisado a la puerta de Génova acompañado de José Luis Martínez Almeida, Isabel Díaz Ayuso, Dolors Montserrat, Teodoro García Egea y Pío García Escudero: «Mañana empieza todo. El PP ya ha iniciado la remontada, hemos vuelto. Y lo vamos a hacer desde el kilómetro cero», en alusión al punto geográfico que ocupa Madrid en el país.

Eso no no le exonerará, sin embargo, de introducir los cambios que su partido quiere y necesita para reiniciar la remontada, pero le dan un balón de oxígeno. Él mismo aludió a ello al indicar que el «nuevo» PP «mejorará lo que haya que mejorar y consolidará lo que haya que consolidar», pero que, en todo caso, hay partido «para muchos años, para muchas décadas».

Arremete el líder el PP contra los que les querían «dar por amortizados»

Y en el fragor de esta celebración, lanzó algunos «recados» tanto a Ciudadanos, partido al que duplica en votos, como a Vox, las mismas formaciones de las que dependerá para gobernar en muchos sitios de España, salvo que Albert Rivera decida dar el gobierno al PSOE, por ejemplo, en Castilla y León.  Aún así criticó a aquellos «que nos querían dar por amortizados y no lo han conseguido». «PP sólo hay uno por mucho que canten en karaoke nuestros grandes éxitos», en alusión a las propuestas «naranjas». Y no ha parado ahí. El líder popular se ha rebelado contra «los que nos querían sustituir». «Aquí hay partido. En las peores circunstancias se levanta y se quita el polvo de la chaqueta», dijo.

A partir de aquí el objetivo es «liderar la alternativa para volver al Gobierno», sin dejarse robar el papel de oposición ni por Ciudadanos ni por Vox. El líder del PP reúne este lunes a su ejecutiva para analizar los resultados de lo que él mismo consideró una segunda vuelta de las elecciones generales del pasado 28 de abril. Su dirección espera que además de nombrar a los portavoces parlamentarios de Congreso y Senado anuncie cambios en el organigrama con los que relanzar el partido, aunque no es seguro que lo haga este mismo lunes. El PP suele ser una formación de digestiones lentas, sobre todo cuando tiene algo que celebrar y, en general, los barones territoriales se han quedado sin artillería con que disparar.

Noche de sobresaltos

Durante la tarde, en el cuartel general de los populares apelaban a la «prudencia». Los sondeos de las europeas, cuyos resultados no se pudieron conocer hasta las once de la noche, hora de cierre en todos los colegios electorales de la Unión, les insufló de cierto optimismo, también los mensajes que les transmitía algunos de sus sociólogos de cabecera. Estas eran unas elecciones que se iban a solventar por apenas un puñado de votos y, por ejemplo, Málaga parecía una plaza perdida para el PP y para el carismático Francisco de la Torre. Fue una noche de sobresaltos. Casado y su secretario general, Teodoro García Egea fueron de los primeros en acudir conscientes de la importancia histórica de una cita que podría determinar su futuro.

Te puede interesar

Comentar ()