El Partido Popular y Ciudadanos han alcanzado este viernes un acuerdo para que Isabel Díaz Ayuso sea la presidenta de la Comunidad de Madrid, a expensas del aspecto programático que se negociará en los próximos días. Aunque desde ambos partidos no se ha querido entrar en valoraciones públicas sobre nombres, la opción de la candidata popular es la que se maneja en los acuerdos que se esperan cerrar en los próximos días, según ha podido saber El Independiente.

«Ha sido una reunión cordial, con voluntad real de llegar a acuerdos», ha asegurado Ignacio Aguado, candidato de Ciudadanos, quien horas más tarde aseguraba que él no ha renunciado a ser presidente de la Comunidad de Madrid.

Ambas formaciones políticas han nombrado dos equipos de negociaciones para fijar un acuerdo de programa la próxima semana. «No hemos hablado de nada más que poner en marcha este equipo», lanzaba balones fuera Aguado tras la reunión. No se ha hablado de Vox en la cita, según ha anticipado el líder de la formación naranja en la Asamblea de Madrid, quien se ha mostrado dispuesto a hablar con todas las formaciones que tienen representación parlamentaria en la cámara regional.

Monasterio, «sin exigencias»

La candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha afirmado este viernes que su partido no es «de exigir de antemano» en relación con su posible entrada en el Gobierno regional y ha pedido al Partido Popular «liderazgo» en las negociaciones a tres bandas con Ciudadanos.

Sobre sus «exigencias» hacia PP y Ciudadanos para entrar en el Gobierno, Monasterio ha dicho que «primero» tienen que «sentarse» en la mesa, algo a lo que no se les ha «invitado».

«Nadie nos ha ofrecido (entrar al Gobierno). Nosotros no somos de exigir de antemano ni somos de marcar líneas rojas», ha declarado a los medios tras reunirse en la Asamblea de Madrid con su homólogo del PSOE, Ángel Gabilondo, de quien ha dicho que se ha sentido «gratamente sorprendida».

Vox ha rebajado sus requerimientos iniciales tras las elecciones del 26 de mayo, cuando la dirección nacional del partido de Santiago Abascal exigió una entrada en gobiernos en aquellos municipios y comunidades en los que obtuvo una «proporción adecuada» de votos y donde sea muy alta la necesidad de acabar con los ejecutivos de izquierda.

Así lo acordó el Comité Ejecutivo Nacional de Vox, máximo órgano de decisión del partido, celebrado el 31 de mayo, que precisó casos como el de las comunidades autónomas de Madrid y Murcia, así como del Ayuntamiento de la capital, en donde estarían dispuestos a «ir hasta el final» en sus pretensiones.

«No hay exigencias ni peticiones puesto que todavía no nos conocemos, no nos hemos sentado en la mesa. Nosotros seguimos con lo mismo que decíamos el lunes después de las elecciones: estamos con la mano tendida para sentarnos en una mesa», ha afirmado Monasterio.