Vox quiere iniciar una negociación «a tres bandas» con PP y Ciudadanos para establecer unos criterios generales en los acuerdos para formar gobiernos en ayuntamientos y comunidades que no cierra ninguna puerta al partido de Albert Rivera. Más bien al contrario. El partido de Santiago Abascal está dispuesto incluso a hacer alcaldesa de Madrid a la candidata de Cs, Begoña Villacís, o a Ignacio Aguado en la Comunidad, si así lo estableciesen los tres partidos. «El PP no tiene por qué presidirlo todo», explican en la dirección de Vox.

El propio Abascal así lo aseguró durante su rueda de prensa del pasado miércoles en Madrid, cuando sólo puso una condición sobre la mesa: que Ciudadanos levante el cordón sanitario a Vox y se siente a negociar en la misma mesa. «Las cosas están muy abiertas. No está escrito en el cielo ni que Isabel Díaz Ayuso tenga que ser la presidenta de la Comunidad de Madrid, puede serlo Aguado, ni que Martínez Almeida tenga que ser el alcalde, puede serlo Villacís», afirmó Abascal.

Fuentes de la dirección de Vox confirman esa propuesta e insisten en que ni siquiera exigen la entrada en esos gobiernos. Aunque Abascal ha explicado que la fórmula andaluza, consistente en la aprobación de un pacto de investidura con el PP, que por otro lado aprobó un pacto de gobierno con Ciudadanos, no está dando los frutos deseados, Vox quiere iniciar las negociaciones sin exigencias. La cúpula del partido entiende que para conseguir aplicar algunas de sus políticas es necesaria su participación en un acuerdo de mayor calado en el que tendría que entrar un tercer actor que todavía se resiste: el partido de Albert Rivera, que se niega a retratarse con Vox.

«Estamos muy abiertos a dialogar y no descartamos nada. La entrada en los gobiernos depende de los resultados. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, con doce diputados, sí da para pedir uno o dos consejeros en el caso de que lo consideremos necesario, que no es seguro»… explican desde la dirección de Vox.

La formación afronta la negociación de los pactos postelectorales de forma más serena que tras las elecciones andaluzas de diciembre, en plena precampaña de las generales de abril. Entonces, las exigencias de Vox a PP  y Cs sirvieron para difundir sus medidas programáticas y sus mensajes por toda España. Con el ciclo electoral cerrado y conscientes de su espacio en el sistema político español, Vox sólo aspira, de momento, a ser reconocido como un interlocutor válido ante el resto de partidos políticos. «Otros muchos negocian con Bildu y nosotros no hemos matado a nadie», protestan.

Para conseguir ese reconocimiento, el partido de Abascal ha amenazado con no apoyar a gobiernos de PP y Ciudadanos como hizo en Andalucía con un as en la manga. En su dirección aseguran que la constitución de gobiernos de izquierdas no sería definitiva, ya que una moción de censura podría derribarlos «al día siguiente», una vez que los dirigentes de Ciudadanos comprueben que van en serio en su exigencia de negociar. «La posibilidad de las mociones de censura nos quita toda la presión. Las vamos a tener redactadas para que se puedan usar un día después de las constituciones de los gobiernos», aseguran las fuentes.

«¿Es posible que meses después se llegue a un pacto con el resto de partidos y se haga una moción de censura? Sí, claro que es posible. Nosotros estamos sentados a la mesa, esperando», ha reiterado en el Congreso el portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, sobre la posibilidad de que Manuela Carmena siga como alcaldesa de Madrid por la negativa de Ciudadanos a sentarse con Vox.

Cortejo a Ciudadanos

El simbolismo de la Alcaldía de Madrid ha situado a Ciudadanos en el centro del debate político. El PSOE y hasta Íñigo Errejón (Más Madrid) están cortejando al partido de Albert Rivera para alcanzar acuerdos con el objetivo de «apartar a Vox» de esos gobiernos. Los socialistas se ofrecen para convertir a Begoña Villacís en alcaldesa a cambio del apoyo de Ciudadanos a Ángel Gabilondo como presidente de la Comunidad.

«Ciudadanos tendrá que elegir. Yo sospecho que ya ha elegido, porque en campaña electoral preguntamos insistentemente si Cs iba a pactar con Vox como en Andalucía y dieron la callada por respuesta», ha explicado Íñigo Errejón este jueves en la Cadena Ser. El ex número 2 de Podemos ha defendido un entendimiento entre PSOE, Cs y Más Madrid para «intentar paliar el retroceso que va a haber» en Madrid por los resultados electorales del pasado domingo.