España | Navarra | Política

Uxue Barkos a Esparza: “Evidentemente, ofrecer dos abstenciones por Navarra es un chantaje”

logo
Uxue Barkos a Esparza: “Evidentemente, ofrecer dos abstenciones por Navarra es un chantaje”
La presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, accede a la reunión con María Chivite.

La presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, accede a la reunión con María Chivite. EFE

Resumen:

La presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, ha asegurado hoy que la gobernabilidad de la Comunidad foral está siendo sometida a “un chantaje inadmisible” para condicionar otras instituciones. Ha acusado a Unión del Pueblo Navarro de estar liderando esa posición de chantajismo al haber ofrecido dos abstenciones a Pedro Sánchez para su investidura a cambio de la gobernabilidad en la comunidad autónoma de la coalición Navarra Suma. Barkos ha lamentado que una vez más se recurra a Navarra como “un objeto manoseado” para condicionar acuerdos en otras instituciones.

La aún presidenta de Navarra se ha reafirmado en su apoyo al intento del Partido Socialista de Navarra de cerrar un acuerdo que permita la gobernabilidad “progresista” de la Comunidad y evitar así que la suma de UPN, PPN y Cs se haga con el poder. Barkos, en declaraciones a Radio Euskadi, ha recordado que “la tentación” que percibe por parte de algunas formaciones es que el futuro de Navarra “quede a expensas de la formación de un Gobierno en Madrid para luego negociar sin la presión mediática brutal de determinada prensa madrileña”.

De cara a la conformación de los ayuntamientos, que se llevará a cabo el próximo domingo, la también dirigente de Geroa Bai ha instado al PSN a que “no se ponga de perfil” y facilite un acuerdo en el caso del Consistorio de Pamplona. Barkos le ha recordado que no trabajar mayorías “progresistas” en los consistorios complicaría el hipotético Gobierno de Navarra en manos de María Chivite. Un escenario, el del PSN que parece despejarse después de que ayer José Luis Äbalos, Secretario de Organización del PSOE rebajara la presión y la negativa a las negociaciones que se llevan a cabo en la Comunidad Foral por los socialistas. Contactos que para que fructifiquen requerirán de al menos la abstención de EB Bildu.

Alcaldía de Pamplona

En este sentido, la presidenta foral en funciones no ha aclarado cuál será el sentido del voto de Geroa Bai en la elección de la alcaldía de la capital Navarra. El sábado están anunciadas hasta tres candidaturas en Pamplona, la de Navarra Suma, la del PSN y la de EH Bildu, con Joseba Asirón como aspirante a la reelección: “Geroa Bai si hay un acuerdo a 14, que es la mayoría, estará ahí, si no existe esa posibilidad entre EH Bildu y el PSN no tiene ningún sentido que hagamos otra cosa o que mantengamos nuestra posición”.

Precisamente anoche, la candidata del PSN a la alcaldía de Pamplona, Maite Esporrín aseguró que dan por “absolutamente” descartado apoyar tanto la candidatura de Enrique Maya (Navarra Suma) como de EH Bildu (Joseba Asirón) y que mantendrán su candidatura. Una posición que según Esporrín llevará a la izquierda abertzale atener que posicionarse sobre si facilita un Gobierno municipal de las formaciones de NA+ o por el contrario una alcaldía progresista. El PSN, que es la tercera fuerza del Consistorio con sólo cinco escaños, intenta cerrar un acuerdo programático con la cuarta fuerza, Geroa Bai, con sólo dos representantes en el Ayuntamiento. De este modo, dejarían fuera la candidatura de EH Bildu, la segunda fuerza, con siete concejales.

Ante la posibilidad de que el cierre de alianzas para gobernar Navarra se prolongue más de lo previsto, Barkos ha recordado que aún hay tiempo hasta el 26 de agosto, cuando habrán transcurrido los tres meses de plazo previsto por ley. Barkos ha confiado en que no sea necesario llegar hasta ese escenario ya que existen mimbres para cerrar acuerdos suficientes entre PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra. Ha situado la responsabilidad de lograrlo fundamentalmente en el PSN, con 11 diputados en el Parlamento de Navarra, y en Geroa Bai, con nueve.

Un entendimiento para gobernar en el que sin embargo Barkos no se ve como integrante del Ejecutivo, “no tendría ningún sentido”. Ha apuntado que a medio plazo su prioridad será trabajar para consolidar la coalición Geroa Bai, que ha logrado remontar un 12% sus apoyos en las últimas elecciones, así como trabajar desde el parlamento “para construir otra Navarra que no viva ni de las teorías del quesito ni de la confrontación ciudadana”.