El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha rechazado la querella presentada por la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell, contra la prisión preventiva impuesta por el Tribunal Supremo a los líderes independentistas procesados por el 1-O, que acumulan ya más de un año de privación de libertad. Un juez del Tribunal de Estrasburgo ha declarado inadmisible la querella planteada por el equipo jurídico de Forcadell, que denunciaba la presunta vulneración de cuatro derechos fundamentales. La decisión es del pasado mes de marzo, aunque se ha conocido hoy, y el TEDH ha afirmado que no se harán públicos los motivos por los que se ha rechaza a querella

La ex presidenta del Parlament fue la primera de los procesados en prisión provisional que llevó su situación ante Estrasburgo, pidiendo medidas cautelares al tribunal europeo alegando la avanzada edad de su madre. La abogada de Forcadell, Olga Arderiu, ha asegurado que no ha recibido todavía la resolución del TEDH y ha apuntado que el único motivo por el que puede haber rechazado el recurso es que el Tribunal Constitucional no entró en el fondo de la cuestión, por lo que Estrasburgo puede considerar que no se han agotado todas las instancias, avanza Catalunya Informació.

Arderiu y Jessica Simor, la abogada especialista en Derechos Humanos que se encarga del recurso en Estrasburgo, presentaron el recurso el pasado febrero en base a la vulneración del artículo 5 del Convenio Europeo de Derechos Humanos relativo al derecho a la libertad y la seguridad por el encarcelamiento previo al juicio, que consideraron “injustificado”. En su escrito al TEDH, señalaron además que al examinar el riesgo de fuga el Tribunal Supremo no valoró correctamente las circunstancias personales de Forcadell –factores como que está casada, que tiene hijos y a su madre de 90 años viviendo en España– ni la presunción de inocencia, porque el Supremo indicó que el riesgo de que huyera era mayor porque ella “sostenía su inocencia”.

En relación al riesgo de reincidencia, criticó que el TS pidió a Forcadell que “probara que los acusados habían ‘abandonado, claramente y definitivamente, la idea de forzar la colisión con el Estado con el propósito de declarar la independencia”.

Segundo varapalo del TEHD

Se trata del segundo varapalo de la justicia europea a los independentistas en apenas dos semanas. El pasado 28 de mayo el Tribunal de Estrasburgo rechazó la demanda presentada por Carles Puigdemont, Forcadell y otra setentena de diputados independentistas en el Parlament contra la decisión del Tribunal Constitucional que en su momento suspendió la convocatoria del pleno en el que Puigdemont debía previsiblemente proclamar la independencia tras la celebración del referéndum ilegal del 1-O.

En una dura interlocutoria, el alto tribunal no sólo rechazo las pretensiones independentistas, avalando la postura del Constitucional, sino que recordó además que el TC no podía hacer otra cosa para proteger los derechos de las minorías que estaban siendo vulnerados en el Parlament.

La Corte europea afirma en su decisión que la suspensión dictada por Constitucional era “necesaria en una sociedad democrática” para “mantener la seguridad pública, la defensa del orden y la protección de los derechos y libertades ajenas”. Estrasburgo, que respalda de forma férrea al TC, concluye que puede considerarse que la injerencia en el derecho de los demandantes a la libertad de reunión satisface una “necesidad social imperiosa” y que, por lo tanto, dicha injerencia era “necesaria en una sociedad democracia”.

Ese primer revés de la justicia europea provocó una bronca entre dirigentes independentistas y abogados del procés en las redes sociales. El ex dirigente republicano Josep Huguet apuntó en twitter que la vía judicial europea quizá no será tan fácil como se apuntaba, con una alusión al letrado que dirige la defensa de Puigdemont, Gonzalo Boye. Y éste aprovechó la misma red social para apuntar al autor del recurso, el abogado de los procesados de ERC, Andreu Van den Eyne, quien a su vez culpó a la pasante que redactó el recurso.