El líder del PP, Pablo Casado, vuelve al Campus de verano de FAES, del que había huido su antecesor, Mariano Rajoy, tras consumarse el divorcio entre la Fundación de José María Aznar del PP. Casado intervendrá el próximo 1 de julio en un curso que debatirá sobre «España, calidad democrática, cohesión y futuro del bienestar» y en la que también intervendrán los ex ministros Román Escolano y Josep Piqué, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, y Tom Burns, entre otros.

El «regreso» de Casado demuestra que, si bien se  prescindió de Aznar en la campaña de las elecciones locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo tras los magros resultados que un mes antes arrojó las generales, campaña en la que participó, no hay, ni de lejos, ruptura entre ambos. Incluso, su presencia viene a reforzar la opción que el líder del PP aparcó por presiones de muchos de sus barones territoriales, esto es, la designación de Cayetana Álvarez de Toledo para la portavocía del PP en el Congreso de los Diputados. Además, la propia Álvarez de Toledo es miembro destacado de FAES.

Opciones de Álvarez de Toledo

Tras la desvinculación orgánica y política de FAES con respecto al PP, culminó el distanciamiento entre José María Aznar y Mariano Rajoy, quien durante 13 años clausuró el Campus de Verano hasta que la situación se hizo insostenible en 2016, año en que ya se ausentó de esta cita anual. Esto supone normalizar las relaciones aunque el PP tiene ya su propia Fundación, Concordia y Libertad, que preside Adolfo Suárez Illana.

En el Campus, que clausurará Aznar el día 5, se quiere analizar «el verdadero estado de salud de la democracia española y de sus instituciones» y sobre cuestiones subsidiarias «como la cohesión territorial, la evolución del Estado autonómico, hacia dónde se dirige Cataluña y cómo asegurar el modelo de bienestar».

FAES aprovecha para dar un tirón de orejas al nivel del debate político del país al indicar que su pretensión es «cubrir los vacíos y la falta de rigor de la que han adolecido hasta ahora muchos de los argumentos en el debate sobre el momento que atraviesa la democracia española», según su nota de prensa.