Política

Casado y Suárez Illana buscan independientes para la fundación del PP

El patronato de Libertad y Concordia estará formado por once dirigentes del Partido Popular y diez de la sociedad civil

Suárez Illana y Casado junto a Esperanza Oña en un acto de campaña en Andalucía

Suárez Illana y Casado junto a Esperanza Oña en un acto de campaña en Andalucía EFE

Se busca independiente. Puede ser un reputado médico, ingeniero, economista o abogado. No necesariamente identificado con el Partido Popular, pero sí «con algo que aportar» a los debates de presente y de futuro. El líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de la Fundación Libertad y Concordia, Adolfo Suárez Illana, quieren que la mitad menos uno de los miembros del Patronato sean independientes, representantes de la sociedad civil a los que no se va a hacer una prueba de pedigrí de centro-derecha.

En total, el futuro Patronato estará formado por unas 21 personas, 11 vinculadas al partido y otras diez sin carné de militancia. Tras el divorcio con FAES -motivado por el enfrentamiento de José María Azar con su partido y sustentado en la necesidad de buscar vías de financiación propias- el PP ha carecido de un think tank propio por mucho que se pretendiera hacer de la ONG Humanismo y Democracia el germen de un laboratorio de ideas que nunca interesó mucho al anterior líder popular, Mariano Rajoy.

Rajoy no se tomó en serio la creación de una fundación propia tras el «divorcio» de FAES

En cambio, la llegada de Pablo Casado a la presidencia del PP supuso la puesta en marcha de un proyecto mucho más ambicioso, con voluntad de influencia y deseo de ponerse a la altura de las grandes fundaciones de los partidos europeos con los que comparte Grupo Parlamentario en la Eurocámara.

Para ello buscó a Súarez Illana y anunció la creación de Libertad y Concordia. El día de su presentación, el pasado 22 de octubre, Casado explicó, junto al hijo del primer presidente de la democracia tras la dictadura franquista, que esta plataforma aspira a ser una «fundación de fundaciones» en la que que «la sociedad civil y el centro-derecha liberal conservador tengan su sitio». De ahí, el «fichaje» de independientes en el Patronato y la voluntad de colaborar con otros think tank, incluida la propia FAES, además de Floridablanca -que fueron siempre muy, muy críticos con Rajoy- o «Libres e iguales» movimiento cívico encabezado, entre otros, por la ex diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo, en su día, también del sector crítico y también de FAES.

José María Aznar incorporó a su fundación a independientes e incluso a alguna figura ideológicamente más lejana como el ministro de Economía del primer gobierno de Felipe González, Miguel Boyer. Fue un auténtico aldabonazo. El idilio duró nueve años, de 2002 a 2011, momento en que Boyer anunció su decisión personal de dejar FAES tras protagonizar un progresivo acercamiento al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya por entonces en sus horas más bajas.

Suárez Illana está muy activo en el PP, especialmente en Madrid

El primer cometido de la fundación es la organización de la convención nacional del PP de los días 18, 19 y 20 de enero, la del «rearme ideológico», presidida por  Alberto Núñez Feijóo. Prevista en principio para el 2 de diciembre, se retrasó por la convocatoria de las elecciones autonómicas andaluzas. Los populares llevan semanas anunciando que será una cita innovadora, organizada en distintas mesas de debate, que darán cabida a expertos en economía, constitucionalistas o juristas.

Una tarea sin duda ingente en coordinación con el secretario general, Teodoro García Egea, y con la vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy. La fundación carece incluso de página web y, hasta ahora, ha tenido poca actividad pública. El pasado 25 de octubre emitió un comunicado para condenar el ataque sufrido en Venezuela por la opositora María Corina Machado y poco más.

«Escuchar en lugar de hablar»

En cambio, Suárez Illana sí se está recorriendo todos los territorios y direcciones regionales del partido. «Lo importante ahora no es hablar, es escuchar», explican fuentes de su entorno. Muy activo en la campaña electoral andaluza, donde participó en muchos mítines, su constante presencia en actos del PP de Madrid ha desatado las especulaciones respecto a la posibilidad de que encabece la candidatura al ayuntamiento madrileño. Las mismas fuentes consultadas minimizan esa idea con el argumento de que «está presente en toda España. La próxima semana visitará Valencia».

Pero su decisión de abandonar el despacho profesional en el que trabajaba para dedicarse «de pleno» a una fundación con la que, en principio, no debería haber incompatibilidades, sustenta para muchos la idea de que Casado tiene pensado para él otros planes de futuro. No es, sin embargo, el único nombre que se baraja en Génova.

Como ya adelantó El independiente, la opción de Javier Maroto ha ido tomando cuerpo conforme avanzaban las semanas, aunque la más que previsible irrupción de Vox en las instituciones madrileñas tras las elecciones locales y autonómicas del 26 de mayo próximo, puede llevar a Casado a repensar algunos de sus «perfiles» que, según confesó a los periodistas el pasado jueves, ya baraja.

 

Comentar ()