El líder del PP, Pablo Casado, ha expresado su deseo de que en 2019 esté su antecesor, Mariano Rajoy, en la apertura del curso político, y ha señalado que se ha sido «muy injusto con él», puesto que el «filibusterismo» sacó del Gobierno de España a un «gran patriota». También ha anunciado una Convención del PP los próximos 1 y 2 de diciembre presidida por Alberto Núñez Feijóo.

En la Carballeira de San Xusto, en el municipio pontevedrés de Cerdedo-Cotobade, adonde ha llegado con retraso por su vuelo, Casado ha compartido que este mismo sábado ha hablado con Rajoy, del cual admira «mucho todo lo que hizo» y su proyecto, «que no ha acabado». «Gratitud» hacia su gestión y su persona, ha remarcado, y «esperamos que el año que viene lo tengamos aquí».

El actual líder del partido ha señalado además este sábado que ha despachado con el ex presidente de todos los temas de la actualidad política del país. Asimismo, ha advertido de que el PP debe ser el «contrapunto» a los «falsos demócratas» y a quienes someten a la democracia a «pruebas graves» con su «populismo». Por ello, ha pedido que se reivindiquen los principios liberales conservadores y constitucionales del PP para «defender» la democracia y ha llamado a «fortalecer» el estado de derecho y la igualdad, porque «no es lo mismo el derecho a la diferencia que la diferencia de derechos».

Además, el presidente popular ha señalado que es una «irresponsabilidad irse de vacaciones cuando estás dejando abandonado a un juez del Tribunal Supremo ante una demanda inaceptable», en una alusión directa al Gobierno que preside el socialista Pedro Sánchez.

«Crispación política»

«Después de que el señor Torra visitase con ese lazo amarillo La Moncloa, está sometiendo a una crispación política, jurídica y legal a la sociedad catalana… con la que les llevan emponzoñando durante los últimos años», tanto Puigdemont como su sucesor, ha dejado señalado.

Además, Pablo Casado ha pedido, asimismo, respeto, unidad y contundencia y no «denostar» jamás la democracia representativa, porque hacerlo significa vaciarla «de contenido». Por todo ello, ha exigido no tolerar chantajes, aunque a ello no ayuda que «sean rehenes de los votos de la moción de censura y mucho menos la ambigüedad», ha dicho.

Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha recordado este sábado al que fue jefe del Ejecutivo Mariano, un habitual en la apertura del curso político del PP, y ha dicho que si este sábado no está es por «mantener su palabra» de situarse al margen de la política.

De Rajoy, Feijóo ha comentado que es un hombre comprometido con Galicia y con España y se ha mostrado «orgulloso» de su paso por la política, desde el primer hasta el último día, porque ha sabido ganar, estar e irse con «humildad». «Gracias, presidente Rajoy», ha enfatizado.