Bajo un sol de justicia y pasadas las tres de la tarde, las furgonetas que trasladan a los líderes del procés desde Madrid han llegado a la prisión de Lledoners, donde permanecerán a la espera de la sentencia que dicte el Tribunal Supremo en los próximos meses. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, había reclamado una contundente «respuesta de país» para recibir en Cataluña a Oriol Junqueras, Raúl Romeva, Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

La «respuesta de país», sin embargo, se ha quedado en dos docenas de personas que aguardaban la llegada de los furgones, custodiados en tranquilidad por los Mossos d’Esquadra y ondeaban banderas esteladas. Sin incidentes de ninguna clase.

Los exconsellers Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn, el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, han llegado a la cárcel de Brians-2, en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona) en un vehículo de la Guardia Civil poco antes de las 13.00 horas, tras pasar la noche en la cárcel de Zuera, en Zaragoza. Desde allí han sido trasladados a Lledoners.

En su traslado desde Zaragoza, la comitiva de la Guardia Civil ha efectuado una parada técnica en la cárcel Ponent de Lleida, donde una veintena de independentistas han recibido a los líderes del «procés» con muestras de apoyo. Una vez en Brians-2 se produjo un cambio de custodia ya que ha sido el área penitenciaria de los Mossos d’Esquadra quien se ha encargado hoy mismo de su traslado hacia su cárcel de destino, la de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), donde ya estuvieron entre julio de 2018 y el inicio de su juicio en el Tribunal Supremo, el 1 de febrero pasado.

Una ‘indecencia monumental’

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado este miércoles como «una indecencia monumental y una humillación más» el traslado a Cataluña de los presos varones del caso del «procés», ya que ha durado dos días, porque el lunes fueron trasladados al centro madrileño de Valdemoro y ayer pernoctaron en Zuera.

Por su parte, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell y la exconsellera Dolors Bassa llegarán a Brians-2 en las próximas horas en una conducción directa desde la cárcel madrileña de Alcalá de Henares, y de allí serán trasladadas por los Mossos d’Esquadra a las cárceles de Mas d’Enric, en El Catllar (Tarragona), y Puig de les Basses, en Figueres (Girona), respectivamente.

A su llegada a los centros de destino, los presos serán trasladados a los módulos de ingreso, donde serán identificados mediante la huella dactilar, se les someterá a una revisión médica y podrán llamar a sus familias. Posteriormente se les destinará a las celdas individuales de los mismos módulos en que ya estuvieron ingresados entre julio de 2018 y febrero pasado.