La entrevista de RTVE al líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, llegaba rodeada de un ambiente enrarecido. Trabajadores de la cadena pública habían protestado a las puertas de Torrespaña por lo que consideraban un «blanqueamiento» del antiguo portavoz de Herri Batasuna, al calor de las reclamaciones de Ciudadanos y el PP, que habían pedido la dimisión de Rosa María Mateo por dar cancha al líder abertzale en la televisión pública.

Presuponían una entrevista masaje que no se produjo. Otegi llegó incluso a lamentar el tono de las preguntas de Marc Sala, al que reprochó que «entendía» que «debían realizar un tipo de entrevista para pedir perdón», precisamente, por estar entrevistándole. El enganchón llegó después de que el presentador preguntara al líder abertzale si pedía perdón por el dolor causado a las víctimas.

Otegi lanzó entonces una de las frases más duras de la noche recordando que, a su manera, ya lo había pedido en ‘Tiempo de luces’, el libro que escribió desde prisión: «Lo siento de corazón si en alguna ocasión yo como portavoz, y hablaba en nombre de todos los portavoces de la izquierda abertzale, habíamos generado más dolor a las víctimas del necesario o del que teníamos derecho a hacer».

El líder de EH Bildu, que durante la entrevista anunció que buscarían una posición conjunta con ERC de cara a la investidura de Pedro Sánchez, no profundizó sobre sus palabras. Ni explicó cuánto dolor tenía la izquierda abertzale «derecho» a causar entre las víctimas del terrorismo en el País Vasco, ni se explayó sobre cuánto de este dolor había sido, según sus palabras, «necesario».

Las palabras de Otegi han despertado indignación entre líderes políticos de Ciudadanos como el propio Albert Rivera, que las ha citado en su cuenta personal de Twitter. «No teníais ningún derecho a matar, torturar y acosar a los demócratas», ha escrito el dirigente del partido naranja, que ha tachado de «humillación a las víctimas» que la frase se haya escuchado «en la televisión que pagamos todos los españoles».

Parecido mensaje ha lanzado el líder de Cs en Valencia, Toni Cantó, que tras citar la frase ha asegurado que le era «imposible continuar viendo esta vomitiva entrevista».