La crisis de Cs ha servido hoy al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para centrar en el partido de Albert Rivera la conclusión de la sesión de control parlamentario a su gobierno. En una intervención que llevaba ya preparada para responder a la nueva portavoz naranja en el Parlament, Lorena Roldán, Torra ha obviado la acusación de permitir el boicot de la ANC a las empresas no independentistas para centrase en los últimos reveses sufridos por Rivera. «Para fugados los de su partido» ha ironizado Torra, pese a que nadie ha hablado hoy de Carles Puigdemont. «En vez de vamos, Ciudadanos, su lema parece nos vamos de Cs».

Torra se refería así a las deserciones de Toni Roldán, Javier Nart o Juan Vázquez, que en la última semana han anunciado que abandonan la formación naranja denunciando los pactos del partido con Vox y, sobre todo, su negativa a pactar la investidura de Pedro Sánchez para evitar su dependencia de los independentistas, siguiendo el ejemplo de Manuel Valls en Barcelona.

«Para vergüenza, la que pasa Rivera cuando asegura que tiene el apoyo de Macron y Macron lo desmiente una hora después» se ha reído Torra; «para escandalosas, las mentiras que dicen cuando niegan los pactos con Vox; para fugados, Valls, Roldán, Nart, o Juan Vazquez en Asturias, y vaya a saber, después de estos cinco minutos de amable conversación, quien mas habrá saltado de Cs».

«Esto va a un ritmo diabólico» ha concluido Torra, quien apenas se ha referido a la pregunta de Roldán, para concluir ironizando sobre el lema uitilizado por Rivera en los debates televisados de las elecciones generales, cuando esgrimió su «vamos ciudadanos».

Torra evita condenar el boicot de la ANC a las empresas no independentistas con su ataque a Cs

La diatriba contra Cs le ha servido al presidente catalán para evitar condenar la campaña de boicot a empresas no independentistas lanzada por la ANC, que Roldán le había recriminado. La portavoz naranja ha reclamado a Torra que «condene este despropósito» criticado tanto por las patronales como por los sindicatos, pero el presidente catalán se ha negado a criticar la iniciativa de la ANC.

Roldán le ha afeado no haber hecho nada para incentivar el retorno de las empresas que salieron de Cataluña tras el 1-O y le ha recriminado que pidiera a los empresarios reunidos en un acto de Pimec que «se pongan del lado de la autodeterminación». «Qué les va a pasar a los empresarios si no lo hacen» se ha preguntado Roldán, «de cabeza a la lista negra de la ANC. Ustedes son tóxicos para la economía de Cataluña» ha concluido.

La discusión ha llegado después de una intervención propiciada por su grupo, JxCat, en la que Torra ha asegurado que la economía catalana crece por encima de la media española para concluir que los gobiernos independentistas han conseguido hacer compatible «la defensa de derechos y libertades de Cataluña con un país de oportunidades y progreso».