Política

Dimite Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos, por su desacuerdo con Rivera

Roldán abre la veda de dimisiones entre los críticos con la dirección tomada por Ciudadanos de abrirse a Vox y levantar un cordón sanitario al PSOE

logo
Dimite Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos, por su desacuerdo con Rivera
Toni Roldán, portavoz d e Economía de Ciudadanos en el Congreso.

Toni Roldán, portavoz d e Economía de Ciudadanos en el Congreso. EUROPA PRESS

Resumen:

Primera dimisión por el giro a la derecha de Ciudadanos. Toni Roldán, portavoz económico en el Congreso y miembro de la Ejecutiva permanente del partido deja todas sus responsabilidades dentro del partido, incluido su escaño en la Cámara Baja, según han confirmado fuentes naranjas a El Independiente.

Roldán formaba parte de esa línea crítica -a la que pertenecen, entre otros, pesos pesados del partido como el ya vicepresidente económico del ALDE, Luis Garicano-, que no veían con buenos ojos no solo la dirección tomada por el partido de abrirse a, sino pactos de facto, entendimientos con Vox, sino también la de optar por el PP como “socio preferente” y levantar un cordón sanitario al PSOE a nivel autonómico y nacional.

Tal y como confirmó este diario hace un mes, parte de la militancia y miembros del núcleo duro del partido, entre ellos Roldán pero también Javier Nart, Luis Garicano o el líder en Castilla y León, Francisco Igea, avisaban que “abrirse a Vox provocaría grandes tensiones, cismas e, incluso dimisiones” dentro de la formación.

Y la fragmentación del partido ha comenzado a manifestarse oficialmente este lunes, después de trascender que el también responsable programático de Ciudadanos abandona el partido por sus desavenencias con la dirección, cuyas decisiones en el giro a la derecha han venido casi enteramente de parte de Albert Rivera y José Manuel Villegas.

La salida de Toni Roldán desata una crisis interna en el núcleo duro de Ciudadanos. El ya ex portavoz económico, uno de los ojos derechos de Luis Garicano, era uno de los 13 miembros de la Ejecutiva permanente del partido, donde comenzaron las disidencias justo en el momento en que Rivera decidió levantar un muro a Pedro Sánchez. Fuentes de la corriente europeísta del partido explicaban a este diario que “es más fácil explicar y justificar que Rivera se confundió en vetar a Sánchez en determinados territorios que dejar entrar a Vox”.

Pero Rivera hizo oídos sordos a esa parte de la militancia que no estaba de acuerdo con las últimas decisiones de la formación. Para aplacar a los críticos, Rivera puso una línea roja encima de la mesa: que no llegarían a acuerdos de Gobierno con Vox, un veto cumplido a medias tras el entendimiento expreso con los de extrema derecha para obtener una vicepresidencia tercera en la Asamblea de Madrid.

Lo que no han abandonado los naranjas es su predisposición desde las generales de asumir el liderazgo del bloque de la derecha desde el batacazo electoral del PP el 28-A, un destino impuesto a una parte de la militancia que no miraba con buenos ojos la pérdida del papel centrista que ha caracterizado a Ciudadanos desde sus inicios.

La salida de Roldán se suma a la ruptura de puentes con Manuel Valls de la semana pasada, cuyo motivo extraoficial admitido por el ex ministro francés fue el acercamiento manifiesto entre Rivera y Abascal, una relación que comenzó con el pacto en Andalucía y que ha ido ganando proximidad tras el 26-M, especialmente en Madrid.