España | Navarra | Política

Convocan una marcha para sortear la prohibición de la ikurriña en el chupinazo

Colectivos en defensa de la enseña vasca intentarán así esquivar la prohibición impuesta por el alcalde Enrique maya (NA+) de poder extender enseñas o telas de grandes dimensiones durante el lanzamiento del chupin.

logo
Convocan una marcha para sortear la prohibición de la ikurriña en el chupinazo

Resumen:

Este año no habrá ikurriña en el balcón del Ayuntamiento de Pamplona cuando el chupinazo de inicio a las fiestas de San Fermín el próximo sábado. No al menos de modo oficial. Y la pretensión del nuevo alcalde de la capital navarra es que tampoco las haya en la abarrotada plaza del consistorio que esperará ansiosa el popular ‘Pamploneses!, ¡Pamplonesas!”. Al contrario que su antecesor, Joseba Asirón (EH Bildu), que durante su mandato llegó a izar la ikurriña en dos ocasiones, 2015 y 2017, durante el lanzamiento del chupín y a dejar uno de los mástiles consistoriales vacío en su defensa para evitar consecuencias judiciales, Enrique Maya (Navarra Suma) ha emitido esta semana un bando municipal que prohibirá la introducción en la plaza de “banderas y telas de gran tamaño”, con la intención de que no se puedan exhibir no sólo ikurriñas de grandes dimensiones sino tampoco pancartas alusivas a otros motivos como los presos de ETA, los condenados de Alsasua u otro tipo de reivindicaciones.

Oficialmente las razones esgrimidas, y que afectan también al entorno de la cercana plaza del Castillo de Pamplona, son de seguridad. El bando hecho público esta semana por el primer edil apunta al riesgo que pueden suponer telas de grandes dimensiones en un evento con tal afluencia de público y fija la prohibición en el mismo nivel que se aplica la no introducción de palos o elementos de cristal.

El entorno afán a la izquierda abertzale ha recibido con un fuerte rechazo la prohibición del alcalde y ha comenzado a movilizarse para reivindicar la ikurriña como una enseña de los navarros y para que esté presente durante el lanzamiento del chupinazo el próximo sábado. Una iniciativa anónima, pero que está siendo divulgada a través de las redes desde plataformas cercanas a Bildu, ha convocado para una hora antes del chupinazo -previsto a las 12.00 horas- un pasacalles camino del casco viejo de Pamplona en defensa de la ikurriña y en la que se insta a acudir con ella.

La “identidad vasca” de Pamplona

El manifiesto de convocatoria señala que lo que ahora se está impulsando de nuevo con el Gobierno de Navarra Suma es similar a los que “el régimen que manejaba el ayuntamiento” antes del gobierno de Asirón, impulsó en contra de “la identidad vasca”. Denuncian los ataques y el “menosprecio” a los “símbolos” que muchos navarros sienten como propios. Recuerdan que durante los cuatro años de gobierno de EH Bildu en el Consistorio de Pamplona “nuestros pulmones se han llenado de oxígeno” para impedir que la defensa de la ikurriña derive una vez más en “confrontación e incidentes” y que traten a quienes la reivindican “como ciudadanos de segunda”.

La reivindicación de la ikurriña en el chupinazo es una vieja polémica entre los sectores más abertzales de Navarra y los más foralistas y que se ha manifestado desde hace años, en ocasiones con fuertes incidentes. En 2013, cuando gobernaba UPN, un grupo de jóvenes logró colocar una enseña gigante frente al ayuntamiento tapando parte de la fachada. En otras ediciones también la extensión de ikurriñas de grandes proporciones entre los asistentes al lanzamiento del chupín ha provocado altercados. El anterior alcalde de Pamplona, Joseba Asirón vio cómo sus intentos por izar la bandera de la CAV terminaba en los tribunales que concluyeron que carecía de “cobertura legal” para hacerlo.

En abril del año pasado el Ayuntamiento de Pamplona fue condenado a abonar 8.000 euros por haber ondeado la ikurriña durante el chupinazo que dio inicio a las fiestas de San Fermín en 2017. Una sentencia del Tribunal Contenciosos Administrativo de Pamplona determinó que el Consistorio actuó sin “cobertura legal ” para exhibir la bandera oficial de la Comunidad Autónoma Vasca. Tanto la Delegación del Gobierno en Navarra como Unión del Pueblo Navarro (UPN) habían llevado a los tribunales al alcalde de EH Bildu.