El secretario general del PP, Teodoro García Egea, cerró con el mismísimo líder de Vox, Santiago Abascal, el acuerdo de diez puntos con el que los populares estaban seguros que saldría adelante la investidura de Fernando López Miras para presidir la Comunidad murciana. Tras la decisión de Vox de levantarse por la mañana de la mesa negociadora por una llamada del portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, enfadado con los dirigentes de Ciudadanos José Manuel Villegas y Juan Carlos Girauta, Egea recondujo aparentemente la situación con Abascal.

De ahí la indignación del «número dos» del PP cuando finalmente los cuatro diputados autonómicos de Vox votaron en contra de López Miras. De ahí palabras tan gruesas como lo de la «ultraderechita cobarde» o la sentencia de que «yo ya no tengo nada que hablar con Vox». «Es que nos engañaron», afirman fuentes de la calle Génova, convencidos como estaban de que en la segunda votación saldría adelante la investidura.

Aunque desde esta formación aseguran que es todavía posible la presidencia del popular López Miras lo cierto es que el malestar se ha instalado en el cuartel general de los populares, confiados en que esta crisis no afecte a Madrid, pendiente también de un acuerdo a tres. La líder de Vox en Madrid y candidata a la presidencia autonómica, Rocío Monasterio, ha dejado claro que no aceptará otra fórmula que no pase por una firma a tres, la misma que niega Ciudadanos.

Poder paralelo en Vox: Espinosa y Monasterio

Así, mientras Abascal asegura vía Twitter que por ellos no habrá ningún gobierno de izquierda ni en Murcia ni en Madrid, la realidad es que los suyos no hacen más que poner dificultades en lo que empieza a considerarse una especie de poder paralelo en Vox, el que representan su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, y Monasterio.

Egea consiguió un acuerdo de mínimos con Abascal, de diez puntos, por el que se comprometen «a facilitar con su abstención la investidura del candidato del PP a la Presidencia de la Región de Murcia». En el mismo se recoge la libertad de elección de centro educativo, la garantía de que ningún menor de edad participe en actividad pública alguna sin el consentimiento manifiesto de los padres o, lo que es lo mismo, el llamado «pin parental»; la revisión de «la política de subvenciones públicas para evitar que dichos fondos sean destinados a actividades relacionadas con el adoctrinamiento ideológico o contrarios a la constitución española; la reducción de la administración y la bajada de impuestos; políticas de apoyo a la maternidad y fomento de la natalidad; pacto nacional del agua y otras medidas en materia de extranjería por al que se revisará «la política de creación de centros para albergar a inmigrantes menores no acompañados (MENAS)».

El documento no está firmado ni por el PP», dice Espinosa de los Monteros

No obstante, el secretario general de Vox en la Asamblea de Murcia y negociador por este partido, Luis Gestoso, ha negado la existencia de cualquier pacto de Abascal con Egea. «Es tan falso que a ellos se le ha dicho que la única voz y la única persona que iba a negociar era yo», ha afirmado en declaraciones a RNE.  Acusa Egea de intentar «armar revuelo y lío» hasta el punto de acusarle de ser «uno de los grandes culpables, el que más lío y cizaña ha generado».

Del documento de diez puntos que reproducimos, dice que que Egea intentó que alguien se lo comprara, y Espinosa de los Monteros ha indicado en Espejo Público que «ese documento no está firmado ni por el PP».

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña