La Abogacía del Estado ha incorporado a la causa que se sigue en el Tribunal Superior de Justicia catalán con la intención de cerrar las delegaciones catalanas en el extranjero, que ha solicitado el Ministerio de Exteriores, una serie de documentos sobre la actividad de estas en Reino Unidos, Alemania y Suiza, tal y como informa eldiario.es.

Se trata de una documentación cuantiosa que pretenden demostrar «una actividad irregular» por parte de las mismas. Entre estos papeles llama la atención una nota, sin sello ni firma, procedente de Exteriores, que dice que «las delegaciones en el exterior han recibido instrucciones de Junqueras para contactar con representantes de las congregaciones eclesiásticas en los países correspondientes. El fin es obtener el apoyo de la Iglesia para mejorar la situación de los políticos presos catalanes. La delegada en Alemania, Marie Kapretz, ha solicitado apoyo a Joan Capdevilla y a la Abadía de Montserrat para localizar contactos eclesiásticos en ese país». Data de diciembre de 2018 y en ese momento el líder de ERC se encontraba ya en prisión.

Establecer vínculos con Amnistía Internacional UK

Otra nota informa sobre una supuesta orden de la Conselleria catalana de Exteriores a su delegación en Londres. Esta relacionada con el encuentro, que el pasado 14 de diciembre de 2018, el conseller Alfred Bosch tuvo con la presidenta de la Asamblea Nacional de Gales, Elin Jones. La nota dice que la intención era «establecer vínculos con Amnistía Internacional UK y tratar que ésta presione a Amnistía Internacional España para posicionarse a favor de los políticos presos catalanes».  Eldiario.es se ha puesto en contacto con Exteriores y estos han denegado realizar declaraciones al tratarse de «información confidencial».

El pasado 2 de julio la Abogacía del Estado pidió al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que paralizara la actividad de las delegaciones de la Generalitat en Alemania (Berlin), Reino Unido e Irlanda (Londres) y Suiza (Ginebra), por considerar que estaban vulnerando la competencia exclusiva del Estado en materia de relaciones internacionales como límite de la acción exterior de las comunidad autónomas. Se trata de las tres delegaciones, junto a la de la Generalitat en Bruselas, que más activamente han participado en la defensa pública de los líderes independentistas ante las opiniones públicas de estos países en los momentos en que se ha debatido las ordenes de extradición de Carles Puigdemont y los ex consellers fugados.