El aspirante a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho un llamamiento explícito a la abstención del PP tanto si no quieren nuevas elecciones como pactos con otras fuerzas políticas. «Se tiene que abstener», le ha dicho en su turno de réplica tras el discurso del líder popular, que tenido una intervención muy dura en el fondo contra Sánchez y más suave que otras veces en las formas

Sin entrar en la paradoja que supone estar negociando un gobierno de izquierdas con Podemos, ha acusado a Casado de usar «Cataluña para ocultar su enorme deslealtad» de no votar la única opción de Gobierno que hay, y de paso le ha recordado cómo el PSOE apoyó al gobierno de Rajoy en aplicación del 155, lo que no hubiera ocurrido, cree, en caso de que hubiera gobernado los socialistas.

No se puede poner de perfil, tiene que facilitar la investidura», ha insistido una y otra vez Sánchez

En definitiva, «no se puede poner de perfil, tiene que facilitar la investidura», le ha insistido tras acusar al Partido Popular de ser responsable de la situación de Cataluña tras los 7 años de gobiernos de Rajoy, que se han saldado electoralmente para el PP con un único diputado por Cataluña y ninguno por el País Vasco. Incluso ha llegado a apelar a la coherencia de Casado «con sus propias palabras y abtengánse» para evitar un bloqueo político, dando por hecho que el pacto con Podemos no es suficiente.

Incluso ha sacado la amenaza de una repetición electoral destacando que ésta coincidirá con la sentencia del procés en otoño y el Brexit. Por eso, un partido como el PP debe hacer un servicio a España» para que el Gobierno no esté en funciones en un momento crítico para España». Y ha agregado que «puede hacerme todos los reproches para ganarse el aplauso de su bancada. Diga usted sí a España y dará un ejemplo a los que dan lecciones de constitucionalismo». Incluso ha intentado ganarse el favor del PP diciendo de esta formación que, a diferencia de Ciudadanos o de Vox, es un partido de Estado.

Sin embargo, antes de estos guiños, ha habido críticas, hasta el punto de que Casado  ha echado mano de la  ironía, poco propia de él, para replicar que «si nos llega a insultar un poco más a lo mejor decidimos abstenernos». Pero «ya le conocemos. No es una persona de fiar, no es una persona cuyos actos hayan demostrado la coherencia suficiente  para que un Grupo Parlamentario crea lo que hoy ha dicho».

Profunda desconfianza

«Es difícil fiarse de que adalid del ‘no es no’ diga que tenemos que abstenernos casi coactivamente» y le ha recordado que su interlocutor «dimitió para no abstenerse», todo ello después de una repetición electoral y de que Rajoy propusiera en su momento un gobierno de coalición con el PSOE.

No ha torcido el pulso del líder del PP la «propuesta honesta, generosa y responsable» de Sánchez , según su propia definición. «Si usted se abstiene, el debate se acaba y el viernes habrá un gobierno», ha agregado Sánchez, palabras que ha aprovechado Casado para recordar que aún a estas alturas se ignora si habrá ejecutivo de coalición con Podemos.

En un breve rifirrafe, mucho más corto de lo previsto, Casado no acepta que «nos digan que nos tenemos que abstener por obligación, por nuestro bien y ocultando que usted no ha hablado de Cataluña, porque usted es cómplice, responsable porque no hace nada para evitar que la legalidad siga campando a sus anchas» y ha colocado al PSOE fuera del espacio de constitucionalismo, con «un proyecto de ruptura para España», lo que ha caído muy mal en la bancada socialista.

En definitiva, «no está  la altura para ser investido presidente. No ha aprendido absolutamente nada, sigue contemporizando con los que quiere romper España y situando en el lado equivocado de la historia».

¿Qué ha venido a hacer aquí?», le ha espetado Casado

Antes de todo ello, el discurso del líder de la oposición ha arrancado con una pregunta. «¿Qué ha venido a a hacer aquí?» al acusar a Pedro Sánchez de inacción tras tres meses, desde las pasadas elecciones generales, de no hacer nada. Tras calificar de «sesión de impostura y no de investidura» el discurso del aspirante a presidente, le ha reprochado que «no puede venir aquí a perdonarnos la vida para que le alarguemos la suya. Ha pedido el apoyo de todos a cambio de nada», le ha espetado.

Tras recordar cómo Sánchez acuso a los populares de podredumbre moral, ha continuado su arremetida al acusar a Sánchez que «nos tenemos que convertir en sus súbditos con la amenaza de depender de sus socios, los que le votaron la moción y con los que ha pactado en ayuntamientos y Comunidades», en definitiva, «que le hagamos presidente por armonía de la naturaleza humana», ha ironizado parafraseando al todavía presidente en funciones .

«No sabemos si se ha quedado sin silla o sin pareja de baile», ha agregado Casado, para confesar a continuación que «es muy difícil darle la réplica porque se ha guardado todas las cartas en la manga». El líder del PP dice tomarse «muy en serio» su candidatura y a sus votantes, pero le ha insistido desde el principio que su grupo de 66 escaños no se  va a abstener «porque no tenemos que redimirnos de nada».

Si abstenerse es honorable, ¿lo suyo o lo de Batet o lo de Cruz fue deshonroso?»

Al hilo de esta reflexión volvió a recordar el famoso «no es no» con el que hoy aspirante a la presidencia del Ejecutivo jalonó su negativa a facilitar la investidura de Sánchez» y recordó la carta que los diputados socialistas le remitieron pidieron la abstención popular en el sentido de que «si abstenerse es honorable, lo suyo o lo de Batet o lo de Cruz fue deshonroso?», en alusión a su voto en contra de la investidura de Mariano Rajoy.

Con un tono tranquilo y moderado en su intervención  inicial, ha destacado la que ha sido una de las grandes ausencias del discurso presidencial, esto es, el desafío independentista. Le recordó los apoyos que le auparon a la presidencia del Gobierno para reprocharle que llegó a Moncloa «con apoyos parlamentario de formaciones políticas que se han instalado en la ilegalidad y desafían a la Constitución», para exhortarle los pactos secretos que, a su juicio, ha firmado con los independentistas.

Cataluña, indultos y «blanqueamiento» de Bildu

En una intervención llena de interrogantes, le ha preguntado porqué «oculta la grave realidad que tiene España con el independentismo en Cataluña», si tiene los indultos de los presos del Procés «debajo de la mesa» y el motivo del «blanqueamiento» de Otegui que «quiere que vuelva a gobernar».

«¿Hasta cuando va a jugar a este juego de trileros ocultando la bolita amarilla, la de Bildu, la morada…?», ha continuadoi. «¿Hasta cuando va a dejar de revestirse de falsa moderación y de  centrismo?» y «¿cuando va a empezar a dialogar con la mayoría de los catalanes o lo reserva a los desleales?».