JxCat votará «no» a la investidura de Pedro Sánchez. Así lo ha anunciado hoy el partido a través de tres tuits de los diputados del partido que permanecen en prisión preventiva en Lledoners a la espera de la sentencia del procés: Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull. Una vía más que significativa, porque fueron esos mismos dirigentes los que hace unas semanas se dirigieron por carta a la dirección del partido para pedir que JxCat se abstuviera en la investidura.

«Muchos han hablado por nosotros, pero sin hablar de nosotros. Ahora hablamos nosotros: escuchado el debate y con los precedentes que acompañan al candidato, NO a la investidura de Pedro Sánchez» han tuiteado los tres diputados, suspendidos por decisión de la Mesa del Congreso».

JxCat reacciona así a la presentación que Pedro Sánchez ha hecho de su candidatura a la presidencia del Gobierno, una presentación en la que el candidato socialista ha obviado la cuestión catalana y no se ha referido en ningún momento a los independentistas, cuya abstención, por lo menos algunos de ellos, es imprescindible para que Sánchez sea presidente en segunda vuelta.

Hace un mes, Jordi Sánchez, Rull y Turull se dirigieron por carta a Carles Puigdemont, Quim Torra y la dirección del PDeCat para pedir que se tuviera en cuenta la posibilidad de la abstención de Junts y no bloquear así la investidura de Pedro Sánchez. Una postura mucho más posibilista que la defendida abiertamente tanto por Puigdemont como por Torra y las portavoces del grupo en el Congreso, Laura Borràs y Miriam Nogueras.

El hecho de que hayan escogido ahora a los tres diputados en prisión preventiva para anunciar el «no» de JxCat cierra la puerta a cualquier intento de negociación con los socialistas. El partido de Puigdemont deja claro así que se trata de un no sin fisuras a la propuesta del PSOE y de Pedro Sánchez.

Rufián pide responsabilidad

Igualmente frustrado se ha reconocido el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, aunque en este caso no ha querido cerrar la puerta a un posible entendimiento con los socialistas. Si a mediodía Rufián tachaba a Pedro Sánchez «irresponsable y negligente» por obviar el conflicto territorial abierto en Cataluña, esta tarde se ha mostrado decepcionado también con el debate mantenido con el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

«Lo mejor que nos puede pasar a todos es irnos a dormir y responsabilidad. Pedimos responsabilidad a todo el mundo, porque la amenaza es que Santiago Abascal pueda llegar a ser ministro» ha lamentado Rufián la concluir la sesión. El dirigente republicano se ha mostrado igualmente molesto con la falta de propuestas de Pedro Sánchez destinadas al independentismo. «Para avanzar tienes que empezar a caminar» ha lamentado ante el silencio de Sánchez.

En los últimos días Rufián se ha erigido en principal defensor del pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, insistiendo en que ERC «no ha venido a bloquear» la legislatura -como sí dijo que pretendía hacer la líder de Junts Laura Borràs- y reclamando a las dos formaciones «responsabilidad» para llegar a un pacto que evite la repetición electoral de noviembre. Pero esta mañana, su jefe de filas y número dos de ERC, Pere Aragonés, ha advertido que sin un acuerdo PSOE-Podemos Esquerra votará «no» a la investidura.