Los diputados de Unidas Podemos han evitado hacer declaraciones a la salida del discurso que inicia la sesión de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Una huida con muchas intenciones: evitar criticar el discurso del presidente en plenas negociaciones. Un discurso sin apelaciones al posible Gobierno de coalición que PSOE y Podemos discuten.

Esto ha sucedido al acabar la intervención, a las 14 horas. Después los cargos electos han ido salpicando de críticas el discurso, sobre todo en redes. De los más críticos ha sido Alberto Garzón, líder de IU, el único que ha comparecido a mediodía para lamentar que «llamar a la puerta de la derecha y la izquierda es incompatible», ha señalado el coordinador federal de Izquierda Unida en televisión.

Las críticas de Garzón han ido subiendo de tono, especialmente tras el debate vespertino entre Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado. «Pedro Sánchez ha venido hoy a la investidura para pedir el apoyo del PP y de Ciudadanos. Es surrealista. El PSOE parece empeñado en repetir elecciones. Qué irresponsabilidad», ha tuiteado.

Rafael Mayoral ha tirado de ironía: «Solo tenemos dos mejillas»En privado las reacciones de sus señorías han sido más acaloradas contra el discurso del presidente en funciones. Un diputado de UP ha señalado a este medio que Sánchez «ha venido a pasar el rato». Y otra diputada ha ironizado diciendo que se ha tratado de un discurso «vibrante».

Sánchez ni siquiera ha tratado Cataluña, su máxima preocupación hace solo unos días. Gabriel Rufián, de ERC, ha sido el que más alto se ha expresado tras el discurso inaugural, tildándolo de «negligente» por no mencionar los temas acuciantes como el procès o los pactos con los socios.

“No puedes hablar dos horas como si tuvieras mayoría absoluta», ha cargado Rufián. «Ha hecho una mención de tres segundos a sus socios de Gobierno. Me parece una enorme irresponsabilidad y negligente por su parte. Esperemos que lo arregle en las réplicas”.

Como trasfondo, el actual Gobierno en funciones descarta que vaya a haber acuerdo antes del jueves, lo que aboca a que la sesión de este lunes y mañana martes sea la de una investidura fallida .