El negociador principal de Podemos, Pablo Echenique, se ha trasladado este miércoles al Congreso de los Diputados para reunir a su equipo tras sus últimos encuentros con los negociadores del PSOE. Lo ha hecho tras suspenderse las conversaciones presenciales con los socialistas para discutir lo que hay sobre la mesa y así conformar un Ejecutivo de coalición, discusiones de las que los morados consideran que de momento «no hay avances» significativos.

A lo largo de la mañana se han sucedido las reuniones internas del círculo más próximo al secretario general, Pablo Iglesias, y al negociador Echenique, con el fin de debatir sobre la propuesta socialista. En ese momento, los consultados confiaban en que habría acuerdo, aunque la situación se ha tensado mucho avanzada la tarde, cuando el propio Pedro Sánchez ha trasladado a Pablo Iglesias por teléfono que no acepta ceder competencia en materia de Trabajo, Hacienda, Transición Ecológica ni Igualdad.

Antes de eso, Echenique y Carmen Calvo habían hablado al menos tres veces por teléfono, según ha podido conocer El Independiente.

Unidas Podemos reivindica poder en temas de «ecologismo, política fiscal, ciencia, igualdad y empleo» y pactos para subir el salario mínimo interprofesional, aprobar un impuesto a la banca,  recortar la factura de la luz y el gas, combatir el cambio climático, abordar los permisos intransferibles, acometer la progresividad fiscal y hacer gratuita la educación infantil de 0 a 3 años. Esto incluye hablar de al menos una vicepresidencia «con contenido», también dos o tres ministerios y, lo más importante, las competencias de los mismos.

En concreto, según informan a Efe fuentes parlamentarias, Unidas Podemos podría presidir cinco comisiones parlamentarias -Empleo, Presupuestos, Transición Ecológica y otra quinta que también estaría sobre la mesa-. Entre ellas destacaría la del Pacto de Toledo, una de las más importantes para el Ejecutivo ya que debe concluir cuanto antes las recomendaciones para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.

La formación morada ha insistido en que para aproximarse a los socialistas ya cedieron al no asumir competencias en ningún ‘Ministerio de Estado’ -Interior, Justicia o Exteriores-, así como al aceptar «el veto de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias, algo inédito en los acuerdos de gobiernos de coalición», según señalan fuentes del partido.

«Y después de esto el PSOE no está dispuesto a compartir ninguna competencia social», critican las mismas fuentes, que defienden que no quieren entrar en el Gobierno «a cualquier precio».

Echenique se reúne con los suyos

Durante la mañana del miércoles, y a menos de 24 horas de celebrarse la segunda sesión de investidura tras fracasar el martes la primera intentona, los equipos de comunicación de Podemos han celebrado al menos una reunión. Igualmente varios diputados pertenecientes o próximos a la dirección han debatido la situación casi minuto a minuto.

Para ahora está previsto que Echenique, que negocia directamente con la vicepresidenta Carmen Calvo, ponga en conocimiento de sus compañeros diputados las ofertas que realiza el PSOE para materializar dicha coalición y así volver a la mesa de negociación con alguna contrapropuesta. Antes de la votación del martes, Unidas Podemos dudó de si votar no o abstenerse al rechazar el voto afirmativo porque, según esta bancada, el PSOE solo ofrecía «el 4% del total del Gobierno de coalición».