España | País Vasco | Política

Caride Simón, autor del atentado de Hipercor, abandona la prisión 26 años después

Expulsado de ETA, desde 2017 gozaba de libertad provisional. Para él, como para todos los etarras arrepentidos y acogidos a la 'Vía Nanclares', no está previsto ningún 'ongi etorri'

logo
Caride Simón, autor del atentado de Hipercor, abandona la prisión 26 años después
Foto de archivo del etarra Caride Simón.

Foto de archivo del etarra Caride Simón. EFE

Resumen:

Cuando el domingo Rafael Caride Simón abandone la cárcel definitivamente no tendrá ‘ongi etorri’. El etarra gallego que diseñó y perpetró como miembro del ‘Comando Barcelona’ el crimen más atroz de la banda, el atentado de Hipercor -21 muertos y 45 heridos-, se arrepintió en prisión, donde cumplía una condena de 790 años de cárcel. El pecado para que a su salida no le esperen honores fue desmarcarse de ETA, de sus acciones y mantener encuentros con varias de sus víctimas para pedirles perdón. Caride Simón, uno de los presos de ETA más ancianos del colectivo de presos de la banda, 74 años, se acogió a la ‘Vía Nanclares’, reservada a los reclusos arrepentidos y dispuestos a reconocer y reparar, en la medida de lo posible, el daño causado.

Este domingo habrá cumplido con la Justicia y abandonará definitivamente su condición de preso. El arrepentimiento mostrado por Caride Simón hizo que junto a otra treintena de presos de ETA recibiera medidas de flexibilización reservadas a quienes quisieran acogerse a la Vía Nanclares’. Entre los beneficios obtenidos se encontraba su traslado a la cárcel de Zaballa en Vitoria, donde ha cumplido los últimos diez años de los 26 años que ha pasado entre rejas.

Este sindicalista gallego, nacido en Vigo en 1945, era uno de los pocos presos que aún quedan en esta vía de arrepentimiento abierta en tiempos del PSOE de Patxi López. Con su salida definitiva de la cárcel sólo restarán tres miembros de ETA acogidos a esta fórmula: Kepa Pikabea, Ibon Etxezarreta y Luis María Carrasco.

Caride Simón fue detenido en 1993 en Tolousse (Francia), cinco años después de que diseñara y participara en el atentado de Hipercor que ETA cometió el 19 de junio de 1997. Un crimen tras el que, según reconoció tiempo después, los miembros del comando llegaron a brindar por su resultado. Siete años después de ser encarcelado, Caride Simón comenzó un proceso de distanciamiento de ETA y de reconocimiento del daño causado que culminó con varios encuentros con víctimas de Hipercor, como Rasa María Peláez y Roberto Manrique, a los que trasladó su petición de perdón.

Sindicalista antifranquista

La trayectoria de este ex miembro de ETA es muy singular. Entró como sindicalista antifranquista y terminó expulsado por la banda cuando cuestiono sus métodos y se desmarcó de sus acciones. Siendo joven comenzó a frecuentar los movimientos sindicalistas y revolucionarios de lucha antifranquista en Galicia. Cuando comenzó a figurar en las listas de sospechosos de la policía del Régimen, Caride Simón decidió huir al País Vasco. Allí, desde los años 70 y tras separarse de su primera mujer, con la que tuvo dos hijas, se filió al sindicato LAB, fin a la izquierda abertzale. Su militancia le llevó poco después a integrase en ETA, donde alcanzó puestos de responsabilidad. En 1983 se refugió en Francia, país donde siete años más tarde fue detenido y posteriormente extraditado a España.

Desde 2017 se encontraba en libertad condicional y sólo acudía una vez por semana a firmar, después de que el juez central de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, aceptara su recurso y acordara medidas de flexibilización en la fase final de ejecución de su pena. En su auto, el magistrado destacó el avanzado estado de cumplimiento de su condena, su buena conducta penitenciaria y el hecho de que cuente con apoyo familiar y hábitos laborables consolidados. Asimismo, el interno expresó por escrito su renuncia, rechazo y arrepentimiento por los hechos por los que fue condenado. Además de su desvinculación a la banda, el juez tuvo en cuenta sus posibilidades de realizar actividades fuera de la cárcel.