La imputación de las expresidentas de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre, ha generado reacciones políticas inmediatas. Especialmente en Podemos, que ha aprovechado la circunstancia judicial para cargar contra el actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

La formación que dirige Pablo Iglesias ha recordado que Aguirre y Cifuentes han sido imputadas por pertenencia a organización criminal, falsedad documental, prevaricación, cohecho, blanqueo de capitales y tráfico de influencias. «Hoy sus pupilos gobiernan en el Ayuntamiento y la Comunidad gracias a Ciudadanos y Vox», ha escrito el partido en un mensaje en Twitter.

El juez del caso Púnica, Manuel García Castellón, ha citado este lunes como investigadas para el mes de octubre a las expresidentas madrileñas Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes por la pieza sobre la presunta financiación ilegal del PP de Madrid, así como a Ignacio González y varios exconsejeros madrileños.

En la pieza número 9 se investiga la posible financiación irregular de campañas del PP madrileño con dinero de empresas que resultaban adjudicatarias de contratos públicos como Indra (imputada también junto a su expresidente Javier Monzón y que tendrán que declarar el día 4) o mediante la fundación Fundescam, entre otros mecanismos.