El minuto de silencio que el Ayuntamiento de Madrid había convocado para este jueves en la céntrica Plaza de Cibeles ha contado con un actor inesperado: encabezados por Javier Ortega Smith, los concejales de Vox se han presentado en el acto no precisamente para apoyarlo, sino para sabotearlo.

Así, la formación de ultraderecha ha reventado la iniciativa a petición de PP y Ciudadanos y secundada por todas las fuerzas políticas al acudir al minuto de silencio por la última víctima de violencia machista en Madrid portando una pancarta propia que han desplegado frente a la oficial del consistorio y en la que se podía leer el lema «La violencia no tiene género».

Los de Santiago Abascal confirmaron ayer que, en un primer momento, no acudirían al acto por considerarlo una «campaña propagandística de la izquierda» y denunciar que nunca se celebran eventos de este tipo cuando las víctimas son hombres.

La decisión de los ultraconservadores le ha costado al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, una discusión en directo con Javier Ortega Smith, al que ha recriminado que no le hubieran comunicado su decisión de «venir con otra pancarta», a lo que el secretario general de Vox ha respondido que «a mí nadie me consultó la pancarta que se iba a poner» en el acto.

Ortega Smith ha censurado que el alcalde popular se haya sumado al «discurso propagandístico de la izquierda» y le ha instado a condenar «toda la violencia, también cuando asesinan a un hombre o a un niño». Para apaciguar los ánimos, Almeida le ha contestado que «sabes perfectamente que yo tampoco comparto la ideología de género ni el feminismo del 8 de marzo», para después justificar la celebración del minuto de silencio en que «la violencia machista es una realidad incontestable».

La bronca ha continuado, y el dirigente de Vox ha pedido a Almeida que deje de lado las estadísticas porque «la vida de una persona vale lo mismo» en cualquier cupo. Siguiendo este hilo y después de la acalorada discusión, Ortega Smith ha afirmado que, aunque «respeto al señor alcalde, creo que está equivocado» porque aunque «las estadísticas dicen que son más las mujeres asesinadas a manos de sus parejas» nadie sale en defensa de los «hombres, niños o mujeres asesinadas por sus parejas lesbianas».

Asimismo, Smith ha pedido que no se haga «demagogia» con que, tras el enfrentamiento manifiesto, Vox quiera «romper la unidad de consenso» en el Ayuntamiento de Madrid con PP y Ciudadanos, que gobiernan gracias a sus votos.

El minuto de silencio había sido convocado en honor a Adaliz Villagra, una mujer de 31 años que fue asesinada el pasado martes a manos de su marido y en presencia de sus dos hijas, de 8 y 10 años de edad y que engrosa la larga lista de las víctimas de crímenes machistas en España: solo en 2019, 42 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, que suman un total de 1.017 si nos remontamos al registro total desde 2003.