Ya estamos en campaña. La formación de la izquierda abertzale, Sortu, ha comenzado por poner su mirada en el PNV, contra el que ha realizado este mediodía su primer acto de precampaña ante la sede de la formación en Bilbao. Frente a Sabin Etxea, quince enmascarados con rostro de calavera, vestidos con traje y maletín negro en los que se podían leer nombres y logos de empresas e instituciones, han vertido un polvo verde con extintores cubriendo el entorno de la sede del partido que preside Andoni Ortuzar, así como una parte del céntrico y cercano parque de Jardines de Albia de la capital vizcaína. Posteriormente, han posado en un estrado instalado junto a la Audiencia Provincial de Justicia y sobre el que han denunciado la política medioambiental del PNV.

En este primer acto de cara al 10-N, la performance de Sortu ha arremetido contra las medidas de apoyo que el gobierno vasco y el PNV impulsan con grandes compañías como Petronor, Iberdrola, La Caixa o con proyectos como el Tren de Alta velocidad. Actuaciones que han denunciado suponen una contradicción con la defensa del medio ambiente que también reivindican los nacionalistas que lidera Ortuzar. Para los manifestantes, el capitalismo que partidos como el PNV impulsan son la causa principal del a crisis climática, «en vez de arreglar problemas como la opresión de las mujeres, crisis migratorias, hambrinas, pobreza, desempleo, precariedad y guerra, las agudiza más».

Los convocantantes de la protesta han querido aclarar que el polvo verde que han arrojado está fabricado con componentes naturales y es «absolutamente seguro para el uso de las personas» y respetuoso con el medio ambiente, «está fabricado con un 99% de almidón de maíz y un 1% de colorante alimentario».