El apoyo sin fisuras de Quim Torra y su Gobierno a los siete detenidos por presunta organización terrorista se ha convertido en el eje argumental de la moción de censura defendida hoy por Cs contra el presidente de la Generalitat. Una connivencia que ha denunciado primero el líder del grupo parlamentario, Carlos Carrizosa, y después la candidata a la presidencia, Lorena Roldán, al tiempo que señalan al PSC por su anunciada abstención.

La moción se ha convertido así en el pistoletazo de salida de la campaña a las generales en Cataluña, con unas intervenciones atentamente seguidas desde la tribuna de invitados por el líder de Cs, Albert Rivera, y los cabeza de lista por Barcelona de los naranjas, el PP y JxCat, Inés Arrimadas, Cayetana Álvarez de Toledo y Laura Borràs, respectivamente.

Carrizosa ha abierto fuego con un «Torra, yo le censuro por su aplauso a los CDR, por no respetar la democracia y por ser el máximo artífice y ejecutor de la quiebra de la convivencia que pueda haber en Cataluña», ha dicho durante su intervención en la moción de censura en el Parlament.

El líder naranja ha defendido que «tenemos que mandar mensaje firme» frente al nacionalismo, y ha reclamado al presidente catalán que «deje de amenazarnos con violencia, deje de aplaudir a personas encarceladas por terrorismo». Pero además, Carrizosa ha ido hoy más allá, señalando la responsabilidad de los partidos independentistas en la progresiva radicalización del movimiento.

«Saben lo que supone eso de fomento de personas más o menos fanatizadas que pueden pensar que son soldados de Cataluña que van a defender las libertades contra ese Estado opresor franquista que ustedes han dibujado», ha advertido. «Ese es el último escalón, en España nunca habíamos visto eso, en Euskadi nunca un lendakari había aplaudido a un encarcelado por la Audiencia Nacional por terrorismo».

España nunca había visto esto, ningún lendakari había aplaudido a un encarcelado por la Audiencia Nacional por terrorismo»

Lorena Roldán ha seguido la senda marcada por Carrizosa y antes de desgranar su programa de gobierno ha argumentado que lo que justifica ahora la moción de censura a Torra es la radicalización del movimiento independentista. «No hay violencias buenas», ha advertido al presidente catalán, «esta moción se presenta porque usted jalea a los radicales».

En este contexto, ha considerado un «imperativo moral para cualquier demócrata constitucionalista» apoyar la moción de censura contra Quim Torra, ha argumentado Roldán. «No le censuramos por separatista», ha aclarado, «le censuramos por llevar a Cataluña al abismo; jamás imagine que este Parlament votaría para justificar la violencia».

En su intervención ha llamado además a recuperar el «espíritu del 8 de octubre» de 2017, cuando la oposición se unió contra el ejecutivo secesionista, para reclamar una vez más al PSC que se sume a la moción de censura. «El nacionalismo necesita de cómplices que le den oxígeno» ha apuntado en referencia a los pactos que en su momento han protagonizado tanto PSOE como PP con CiU, «pero hoy nos toca remar juntos, pido que hoy seamos la imagen de la unión».

Moción ilegítima

Quim Torra ha obviado la primera intervención de Cs, que ha respondido la consellera portavoz, Meritxell Budó, descalificando la iniciativa, que ha tachado de ilegítima. «Esto no es un bar, no es un plató de televisión, ni un pabellón para actos d campaña, es Parlament» ha argumentado Budó, que ha acusado a Cs de presentar la moción movidos únicamente por intereses electorales.

La portavoz ha recordao que la candidata de la moción «fue censurada por la mayoría hace unos días» en las conclusiones del Debate de Política General, y la ha acusado de «jugar con las instituciones» para concluir que «por la puerta de detrás y pervirtiendo el sistema no conseguirán» su objetivo.