Política

Tejero pide ayuda al Papa para frenar la exhumación de Franco: "Intentan destruir todo lo sagrado"

El ex teniente coronel condenado por el 23-F ha enviado una carta al Pontífice ensalzando la figura del dictador y pidiendo que la tumba "no sea profanada"

El ex teniente coronel golpista Antonio Tejero.

El ex teniente coronel golpista Antonio Tejero. EFE

El ex teniente coronel Antonio Tejero, condenado por el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, ha pedido por escrito al Papa Francisco que intervenga para que los restos de Francisco Franco, al que define como el hombre «que liberó a España de la barbarie comunista», no sean exhumados de la basílica del Valle de los Caídos.

En la misiva, a la que ha tenido acceso El Independiente, Tejero se presenta como una persona casada, padre de seis hijos y expulsado del Ejército tras los acontecimientos del 23-F. Además justifica que la carta la escribe en español porque es la lengua de «juventud» del Pontífice y, «según palabras» de Carlos I, la «apropiada para hablar con Dios».

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Hace ya más de dos décadas que Tejero salió de la cárcel. El militar fue condenado a 30 años por la intento de golpe. Estuvo arrestado en el Castillo de la Palma de Ferrol, en el Castillo de San Fernando (Gerona) y, finalmente, en la prisión militar de Alcalá de Henares, donde recibió la condicional en 1996.

El ex teniente coronel de la Guardia Civil, que disfruta a los 87 años de su vida en libertad, no tarda en poner en contexto al Papa sobre lo que «quieren hacer con el cadáver de uno de los católicos españoles más preclaros de nuestra historia». Cabe recordar que este mismo jueves, el Tribunal Supremo autorizaba al Gobierno de Sánchez a entrar a la basílica para trasladar los restos del dictador, levantando así las medidas cautelares contra la exhumación.

En concreto, Tejero advierte al Pontífice que a Franco quieren sacarlo «violentamente» de su tumba y enterrarlo en el cementerio de El Prado-Mingorrubio, un lugar donde podrían vulnerar la tumba y «hacer barbaridades con los restos».

La «destrucción» del Valle

Antes de pedirle al Papa que intervenga en la exhumación, el militar le recuerda quién fue el General Franco. Así, a lo largo de tres párrafos, ensalza la figura del dictador definiéndole como la persona que liberó a España del comunismo que cometió «los mayores crímenes» contra la Iglesia Católica y como el «artífice» de su «reconstrucción total tanto física como espiritual» tras la Guerra Civil .

A partir de ahí, enumera una serie de condecoraciones que recibió Franco. Habla, por ejemplo, de La Cruz Laureada de San Fernando, una prestigiosa condecoración militar española; y de la Legión de Honor, distinción que Francia otorgó al general. Un premio a Franco que el Estado francés -sostiene Tejero- se ha negado a retirar porque se trata de «un soldado con honor». En realidad fue un tribunal galo el que se opuso a suprimir el distintivo porque el condecorado ya estaba muerto. El militar alude también a otros méritos de Franco reconocidos por la Iglesia Católica.

El cabecilla de los 23-F se dispone a rogar al Papa Jorge Bergoglio que «intervenga» en el proceso para que la tumba del dictador «no sea profanada (…) por aquellos que tan solo son guiados por el odio a Dios y a España, ya que no solo es molesta el cadáver del General Franco, también la Gran Cruz del Valle y la Basílica». Para Tejero, el destino del complejo de la sierra madrileña podría ser la «destrucción», ya que el comportamiento de aquellas personas que quieren llevar a cabo el traslado de los restos de Franco muestra a los católicos “que les molesta e intentan destruir todo lo sagrado». Algo que, a su juicio, sucedió en la España del Frente Popular durante la persecución religiosa, en el «pretendido fusilamiento» del Sagrado Corazón y en la «destrucción» en el Cerro de Los Ángeles de Getafe.

«Todos los españoles de fe esperamos y suplicamos ansiosos la ayuda de S.S. a quien deseamos muchos años de Pontificado», concluye Tejero, que plasma su firma debajo del texto.

Comentar ()