La organización Tsunami Democrátic, responsable del bloqueo que está colapsando el Aeropuerto de El Prat en Barcelona, ha anunciado a través de sus redes sociales que han enviado otros 1.200 coches para colapsar también el madrileño aeropuerto de Barajas, en Madrid.

Este grupo ha llegado a difundir imágenes del supuesto atasco en los alrededores del aeropuerto de Madrid, aunque DGT, Policía y Ayuntamiento niegan que haya ninguna alteración distinta a las habituales en la hora punta de un día de entre semana.

La complicada situación meteorológica en Madrid, con fuertes lluvias, contribuye también a la formación de atascos en arterias como la M-40 y la A-2, cercanas al aeropuerto de Barajas.

El grupo de voluntarios digitales también ha calificado como «bulo» la noticia de un supuesto colapso independentista en Barajas, en cuyos alrededores hay circulación lenta habitual.

La propia Guardia Civil ha negado cualquier incidencia y asegura que la circulación en la zona es la habitual a esta hora y en estas condiciones.

El grupo independentista radical había anunciado a través de sus redes sociales que habría una «sorpresa» preparada para este misma tarde después de haber colapsado el Prat, una situación que ha obligado a Vueling a suspender de momento cinco vuelos con salida en Barcelona y en la que se han sucedido importantes cargas policiales contra la multitud que se ha concentrado a lo largo de la tarde en las infraestructuras aeroportuarias, en cuyas protestas ha participado la mujer de Quim Torra, Carola Miró.

Los radicales independentistas de Tsunami Democrátic han llamado a colapsar el aeropuerto de Barcelona este mismo lunes, a imitación de las protestas llevadas a cabo en Hong Kong en los últimos meses. Algunos manifestantes que se han sumado a la iniciativa han cortado la Gran Vía de Barcelona, una de las principales arterias de entrada y salida de la capital catalana.

La organización ha creado un grupo de Telegram llamado Bitllets Tsunami, que cuenta ya con más de 10.000 miembros, en el que se han distribuido cientos de billetes de avión comprados para hoy, con diferentes destinos, al objeto de que los manifestantes puedan superar los controles de seguridad e ingresar al aeropuerto para colapsarlo y reventar su actividad desde dentro.