Política

Puigdemont podría reactivar su investidura a distancia y condicionar el 10N

Carles Puigdemont y Toni Comín vuelven a ser diputados del Parlament. Así lo establece la nueva euroorden dictada por el juez Pablo Llarena para la detención y entrega del ex presidente catalán. En su auto, Llarena ha acordado también comunicar a la Mesa del Parlament que levante la suspensión como diputados autonómicos a Puigdemont y Comín, también huido, dado que ya no es aplicable tal suspensión automática por el artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que se refiere a los procesados por el delito de rebelión.

Una medida que abre la puerta a Puigdemont a volver a insistir en su voluntad de ser investido a distancia por el Parlament. Un proyecto que el líder de JxCat ya planteó en enero de 2018, tras ganar las elecciones autonómicas, pero entonces el presidente del Parlament, Roger Torrent, se negó a permitir el pleno de investidura a distancia contraviniendo las advertencias en contra del Tribunal Constitucional.

Tras la negativa de Torrent, JxCat impulsó la reforma del reglamento del Parlament para habilitar la participación telemática en los debates de la cámara, pero el Tribunal Supremo acordó entonces, a petición de Llarena, suspender a los diputados procesados por rebelión. Una medida que ahora queda suspendida, puesto que la sentencia del procés desestima la rebelión.

Campaña electoral

Esta iniciativa, que parecía insinuar ayer el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, en su tuit de valoración de la sentencia, permitiría en todo caso a Puigdemont volver a convertirse en centro del debate político, eclipsando la campaña electoral del 10N.

De hecho, el ex presidente fugado saludó ayer la sentencia del procés y la reactivación de la euroorden contra él pidiendo una «respuesta en las urnas» con la vista puesta en las elecciones generales. «No nos podemos resignar» aseguró ayer Puigdemont, que reclamó mantener las movilizaciones y «hacer oír nuestra voz» aprovechando «la oportunidad» de demostrar el rechazo a la sentencia «en las elecciones del 10N».

No fue el único. También desde Esquerra Gabriel Rufián se conminó a los independentistas a demostrar su rechazo a la sentencia en las elecciones generales en las que él encabeza la lista de su partido. Algo que desagradó a muchos de sus compañeros, como expresó el también diputado en el Congreso Gerard Gómez del Moral tachando de «vergüenza» la reacción de Rufián, en un tuit rápidamente elimnado.

Puigdemont mantiene abierto además otro frente, el del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que fallará el próximo 12 de noviembre sobre la inmunidad parlamentaria de Oriol Junqueras. Un fallo al que podría acogerse también el ex presidente fugado para reclamar su nombramiento como eurodiputado.

Tanto Junqueras como Puigdemont encabezaron las candidaturas de sus partidos a las elecciones europeas y resultaron elegidos como eurodiputados pero no han podido hacer efectiva la condición de diputados europeos por su situación procesal.

La Gran Sala del Tribunal con sede en Luxemburgo celebró ayer la vista oral de la cuestión prejudicial planteada por el Tribunal Supremo, en la que la defensa de Junqueras ha sostenido que el político catalán debería gozar de inmunidad como eurodiputado desde el momento en que fue electo. Una tesis que, de ser aceptada por el TJUE, sería válida también para Puigdemont.

El resto de las partes en el proceso, incluidos España, la Comisión Europea y el Parlamento europeo, han presentado argumentos en contra de la defensa de Junqueras y sostenido que un eurodiputado no puede disfrutar del beneficio de la inmunidad hasta que toma posesión del acta y se declara la sesión constitutiva de la Eurocámara. Las instituciones comunitarias también han recordado que los requisitos para ser eurodiputados corresponden a la esfera nacional y, por tanto, depende de la legislación española.

Te puede interesar

Comentar ()