«Nos quedaremos sin material y la noche va a ser muy larga. Vamos con cuidado con el material». Es lo primero que se oye dentro del furgón policial. Entre cuatro y cinco voces en constante agitación se escuchan en esta grabación en la que la Policía Nacional intenta llegar hasta una de las barricadas.

Van rápido, hablando con otros furgones. «La valla a la mierda», dice uno para que el compañero que conduce continúe. Tienen prisa. Por el camino tienen que hacer varias paradas porque no les dejan pasar. «Bajamos y pelotas. Bajamos y pelotas», dice uno que parece ser en encargado de dar órdenes, se abre la puerta del furgón y lanzan pelotas de gomas.

Siguen avanzado y parece que pierden de vista al furgón que les acompaña por detrás: «Lobo 20, está completo cola. Lobo 20, me recibes». «Háblale tranquilo, José», le dice un compañero. «Cuidado que la valla se queda enganchada», se le escucha a otro.

Llegan por fin a su destino, han sido 6 minutos de una tensión brutal, y se bajan. «Cuidado con las pelotas que nos quedamos sin material», se escucha. Habla del mismo material que el ministro del Interior ya ha confirmado en varias ocasiones que está homologado y que considera necesario para esta intervencción.

El suelo lleno de piedras, adoquines y ladrillos que han lanzado los radicales. En frente de ellos, una barricada ardiendo. A sus lados, periodistas con cascos, mascarilla. Acuden juntos, se escuchan los gritos de los violentos aunque no se pueden ver en el vídeo. «No tires mucha pelota que no nos queda casi nada», repite, otra vez, uno de ellos.

Se escucha como caen objetos desde el otro lado. «Mantenemos la esquina. Mantenemos la esquina», grita un agente. Se están protegiendo junto a una de las paredes. «Metémos lacrimógeno. Metémos lacrimógemo», dice otro. Y siguen avanzando.

El vídeo dura unos 13 minutos y en este tiempo varias veces se escucha la pregunta: ¿Estás grabando?. «Si, si». Tienen que grabarlo todo. El final del vídeo son un grupo de más de una decena de agentes de espaldas y la barrica ardiendo frente a ellos.