La séptima jornada de protestas en la calle en Barcelona se ha saldado sin intervención policial de relieve dado que los miles de manifestantes hicieron un recorrido pacífico. La mayor tensión se vivió al inicio de la convocatoria con el lanzamiento de bolsas de basura contra la Delegación del Gobierno y, al final, con una sentada y cánticos ofensivos contra los agentes ante la Jefatura de Policía Nacional en Vía Laietana.

Tras casi una semana de protestas y disturbios en toda Cataluña, la ciudad de Barcelona continúa organizando actos en contra de la sentencia del procés. Durante toda la tarde del domingo, los manifestantes han recorrido las grandes avenidas de Barcelona hasta plantarse de nuevo frente a la Jefatura de Policía en la Via Laietana, escenario de numerosos enfrentamientos días atrás.

«Nuestras pelotas no son de goma», han cantado los centenares de personas que han protagonizado una sentada frente a la Policía.

A las 18.00h, la iniciativa ciudadana Pícnic x la República, organizó una quedada en la calle Mallorca con Roger de Llúria en la que se pedía a los asistentes que acudieran con “desechos”.

Los independetistas han acudido con bolsas de basura, alguna con papeles y otras con desechos, que han lanzado a la valla que los mossos habían montado anteriormente para evitar el acceso hasta la Delegación del Gobierno en la ciudad.

Delegación del Gobierno en Barcelona.

Debido al gran blindaje de toda la zona, la convocatoria ha tenido que cambiar de lugar a la calle Bruc y a las 20.00 horas los manifestantes han cortado la Diagonal. Posteriormente se han dirigido hasta la Via Laietana.